El calor se despide: descenso de hasta 4 grados en las máximas

Una cordobesa, con abanico y mascarilla | ÁLEX GALLEGOS

Salvo que gol en el último minuto, el verano no se irá a la prórroga. Aún queda mucho septiembre por delante, y el termómetro aún puede traer alguna sorpresa ingrata, pero lo que apuntan los modelos de predicción meteorológica refuerza la idea de que el calor ha gastado su último cartucho. Los cerca de 38 grados que registraron en las localidades del valle del Guadalquivir durante la tarde del pasado domingo, puede que haya sido la última ocasión de todo 2020 en que el termómetro ha apuntado tan alto. Y aunque la tarde del lunes 7 de septiembre aún mantenga alto el valor de las máximas, el descenso de hasta 4 grados que se espera para día de la Fuensanta puede suponer el golpe de gracia a un verano que ha sido cara y cruz en cuanto a meteorología se refiere.

Una DANA para rebajar el termómetro

Aunque el lunes va a comenzar viviendo aún de los remanentes del fin de semana, desde el martes se espera un brusco descenso de las temperaturas gracias a la entrada de viento de componente noreste desde el interior europeo, que barrerá el aire cálido en altura que nos ha estado afectando desde el pasado jueves. La responsable va a ser una DANA que se descolgará hasta el arco mediterráneo en las últimas horas del lunes 7, y que disparará la formación de tormentas y sistemas convectivos en buena parte del levante peninsular.

Hasta la provincia no llegarán más que los residuos de un episodio que sí será severo en puntos del litoral mediterráneo. En el caso de Córdoba, no deberíamos ver mucho más allá de la formación de nubosidad de evolución en las sierras del norte durante la tarde del martes 8, aunque con muy bajo riesgo de que se registren precipitaciones. Lo que sí notaremos ya durante el día de la Fuensanta será un marcado descenso de las temperaturas máximas, que pasarán de los 37 grados que se esperan para el lunes, a los poco más de 33 de la tarde del martes. Eso en el valle del Guadalquivir, en el resto de la provincia el termómetro se quedará rozando los 30 grados tras los 34 a 35 de máxima que se alcanzarán durante la tarde del lunes.

Este descenso de hasta 4 grados se mantendrá durante la jornada del miércoles, que será casi un calco de la anterior, donde también las mínimas notarán cierto alivio con una caída de entre uno y dos grados. A partir del jueves y el viernes el calor recuperará algo del terreno perdido para volver a alcanzar los 35 grados en la capital y otros puntos del valle del Guadalquivir, pero lejos ya de volver a tocar valores que recuerden a los momentos más crudos del cada vez más lejano julio.

A la espera de las primeras lluvias

Asomarse a las predicciones a largo plazo a comienzos de septiembre es parecido a otear una bola de cristal. La temporada de huracanes en el Atlántico Norte atraviesa su cénit, el Mediterráneo alcanza su punto álgido de temperatura y las oscilaciones en el Jet Stream convierten al entorno peninsular en puro caos atmosférico. Casi cualquier cosa puede pasar. Pero sí es cierto que hay dos tendencias que empiezan a mostrarse con insistencia: que el calor extremo no va a regresar y que las primeras lluvias del otoño climatológico están a la vuelta de la esquina.

Queda por concretar que alguno de los numerosos escenarios que dibujan de manera más o menos generalizada sobre la Península Ibérica se imponga sobre el resto, bien como vaguada o como profunda borrasca, puede que incluso como ciclones extra-tropicalizados, pero lo cierto es que la tendencia apunta en un mismo sentido. La segunda quincena de septiembre podría traer el primer episodio lluvioso del curso que afecte también al sur peninsular. Las fechas mandan y afortunadamente los mapas así lo reflejan. El adiós al calor parece definitivo, esperemos que el regreso de la lluvia también lo sea.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats