Bretón abandona el primer grado y ya es un preso común

Bretón, custodiado por dos policías camino de la cárcel | MADERO CUBERO
El condenado por matar a sus dos hijos estaba en un régimen especial dentro de la cárcel desde hace tres años, cuando fue detenido

Tres años después de pisar la cárcel por primera vez, José Bretón, condenado a 40 años de prisión por matar a sus dos hijos, Ruth y José, en octubre de 2011, abandona el primer grado y se convierte en un preso común más. Fuentes de Instituciones Penitenciarias han confirmado este extremo y Bretón, que cumple condena en la cárcel de Villena (Alicante), dejará de estar sometido a vigilancia extrema dentro de la prisión, como venía sucediendo desde que fue detenido por la Policía Nacional, acusado de haber matado a sus dos hijos.

La reducción del grado a Bretón es una decisión que ha tomado el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 3 de Alicante, después de un recurso de la defensa legal del propio finado.

Bretón fue trasladado en primer grado a la prisión alicantina en octubre del año pasado. Allí se le aplicaba el artículo 75.2 del reglamento para evitarle problemas con otros internos. De hecho, nada más llegar a la cárcel tuvo que ser aislado en el módulo de enfermería. La noticia de su llegada corrió como la pólvora en Villena y los presos del módulo en el que está ingresado Bretón (el más peligroso, en el que están internados condenados por los atentados del 11M en Madrid) exigieron verle. Para evitar problemas, los funcionarios de prisiones decidieron aislarlo y se lo llevaron días después a una celda especial.

Ahora, Bretón se convierte en un preso común más y quedará alojado en un módulo ya sin preso sombra ni medidas de vigilancia excepcionales.

Etiquetas
stats