El bazar chino incendiado, con multas desde el año 2011

Imagen del incendio que obligó al desalojo de 200 personas en Cañito Bazán | MADERO CUBERO
La Policía Local remitió a Urbanismo y Comercio sendas denuncias: en enero y diciembre | En la primera se alegó que se tramitaba la licencia de apertura, lo que meses después se demostró falso y consta por escrito | Bronca entre PP e IU en el consejo rector de la Gerencia por la falta de seguimiento de las denuncias

Sin licencia y con multas desde 2011. Ésta es la situación administrativa en la que se encontraba el bazar chino incendiado la pasada semana en Cañito Bazán y que provocó el desalojo de 200 personas en 23 bloques de la urbanización Los Jardines de la Sierra, donde los daños estructurales provocados por las llamas y el humo impiden que los vecinos de tres bloques puedan regresar a sus viviendas por un periodo de tiempo indefinido (habrá que realizar un estudio técnico, que pagarán los afectados).

La información se facilitó ayer en el consejo rector de la Gerencia de Urbanismo, donde se acabó a voces. ¿El motivo? El portavoz de IU, Francisco Tejada reclamó información sobre el seguimiento y gestión por parte de la GMU de todas las multas y expedientes por hechos similares. ¿La respuesta? Sorprendente cuanto menos, vino por parte del gerente, Ángel Rebollo: “No disponemos de personal suficiente para tener al día toda esa documentación”.

Previamente, el presidente de la Gerencia, Luis Martín, había vuelto a recurrir a los “clásicos”: la culpa es de la gestión del anterior equipo de gobierno (IU) o, en todo caso, de la Junta de Andalucía porque la segunda denuncia se remitió a la delegación de Turismo y Comercio; Martín incluso se cuestionó la posibilidad de la falta de declaración responsable de actividad por parte del responsable del bazar, opción nula porque el local tiene 1.500 metros y el límite legal para la declaración responsable son 700, algo que se encargó de recordarle el gerente. Sea como fuere, si algo quedó claro ayer en el consejo rector fue otro “clásico”: los problemas (o ausencia total) de gestión en el organismo que debe velar por el cumplimiento de la norma urbanística en la capital.

Y es que, según la información facilitada ayer, en la Gerencia Municipal de Urbanismo constaba la documentación sobre las irregularidades del negocio incendiado. La primera denuncia la formuló la Policía Local en enero de 2011, a pocos meses del cambio de gobierno, y se refería a la falta de licencia del local. En ese expediente, el propietario formuló alegaciones a la posible sanción e indicó que se estaba tramitando la autorización para abrir al público (licencia). Once meses después, con el cambio de gobierno local ya consumado, la Policía Local vuelve al negocio y lo multa por segunda vez, esta vez por vulnerar los horarios de apertura y la sanción se transmite a la delegación de Comercio de la Junta, aunque en el documento consta, por escrito, que el negocio sigue funcionando sin licencia de apertura.

Ante esta situación, la pregunta es: ¿Qué trámites se realizaron en la Gerencia, una vez que concluyó el periodo de alegaciones de la multa de enero de 2011 y se demostró que no se había tramitado la licencia y que el negocio, que acumulaba productos inflamables, seguía funcionando sin licencia? La respuesta es evidente: nada. Ahora, más de tres años después, con tres bloques “inhabitables” y una cuantiosa factura pendiente para los propietarios, el expediente vuelve a estar encima de la mesa, aunque lamentablemente no para solucionarlo, sino para depurar responsabilidades en el ámbito político (si es que las hay).

En este contexto, el portavoz de IU, Francisco Tejada, acusó a los responsables de la GMU de absoluta falta de control sobre la tramitación de los expedientes y el seguimiento de las sanciones, que exigió formalmente ayer y con respuesta por parte de los gestores políticos, no de los técnicos o funcionarios. Las críticas de Tejada se unen a las expresadas por el socialista Emilio Aumente que día atrás había reclamado esa documentación sobre multas por falta de licencia y había expresado su preocupación porque muchos más locales en la capital se encontrasen en esa misma situación.

Etiquetas
stats