El Balcón del Guadalquivir vuelve a sufrir las consecuencias del botellón de Feria

Basura tras el botellón del miércoles de Feria en el Balcón del Guadalquivir | SADECO

El sorteo de un viaje a Ibiza para dos personas y durante ocho días con todos los gastos pagados a cambio de depositar los residuos del botellón en los contenedores no ha sido suficiente incentivo para que los jóvenes que se reunieron este miércoles en el ya tradicional encuentro en el Balcón del Guadalquivir dejaran la zona sin basura.

"No para todo el mundo es suficiente un viaje a Ibiza. Gracias a todos aquellos que mostraron su responsabilidad y optan al premio. Por nuestra parte, desde primera hora dándolo todo para borrar esta imagen que no es un reflejo de todos los que participaron en el macrobotellón", señala Sadeco en sus redes sociales al inicio de la tarea de la mañana del jueves.

Y es que, como una tradición más, los trabajadores de la empresa municipal de limpieza se han encontrado a primera hora de la mañana de este jueves con kilos de basura, plásticos y vidrios, que los jóvenes reunidos en el botellón han dejado esparcidos por el suelo, pese a tener decenas de papeleras y contenedores habilitadas a su alrededor para depositar los residuos.

Cuando terminen la tarea podrán valorar si han limpiado menos basura que otros años, después de que algunos jóvenes sí hicieran uso de los contenedores y, sobre todo, después de que la concentración de chicos y chicas en el Balcón del Guadalquivir fuera menor este año, dado el calor durante la tarde y también por el dispositivo especial de la Policía que vigilaba que no entraran menores en este recinto.

Este año, el Ayuntamiento había anunciado más mano dura contra los menores que quisieran acceden a beber en el botellón. Por ley, no pueden hacerlo. Y por tanto no pueden estar dentro de este recinto. En sus diferentes entradas, los agentes de la Policía Local vigilaban que no se les colara ningún menor, algo que en principio ha frenado una asistencia masiva.

Desde el Ayuntamiento, no obstante, se llamaba a la prudencia a la hora de comparar macrobotellones, pero sí reconocían que, hasta que se fue la luz del sol, la asistencia era mucho menor a la de años anteriores, cuando a pesar del calor los jóvenes atestaban esta zona acotada. Muchos acudían directamente desde los institutos y universidades.

Etiquetas
stats