La Audiencia Nacional acusa a tres funcionarios de Córdoba de cobrar sobornos

Agentes de la Guardia Civil, tras su llegada a la Diputación en noviembre de 2014 | MADERO CUBERO
El titular del Juzgado de Instrucción número 5 asume la causa que inició la jueza Alaya y confirma todas sus acusaciones contra el exgerente de ADIF, un técnico de esta empresa y el exjefe de Carreteras de la Diputación

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional José de la Mata ha confirmado, en un auto, la acusación que pesa contra tres funcionarios de la provincia de Córdoba sobre haber recibido, presuntamente, sobornos por parte de la empresa sevillana Fitonovo a cambio de obtener contratos públicos. El juez asume en su auto todas las acusaciones que ya sostuvo la jueza sevillana Mercedes Alaya, que fue la que ordenó la operación que desarrolló en su día la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

En concreto, el juez acusa del cobro de mordidas a cambio de favores a tres funcionarios públicos cordobeses: al exgerente de la empresa Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) en Córdoba, José Finch Ramos, a uno de los técnicos de ADIF, Luis Mata, y al exjefe de Carreteras de la Diputación, Antonio Gabriel Martínez López. Los dos primeros fueron detenidos por la Guardia Civil en noviembre del año pasado. El tercero, fue imputado. No obstante, los tres están acusados de lo mismo. Ahora, su imputación será tramitada por la Audiencia Nacional. Fuentes cercanas a la investigación aseguran que ésta está prácticamente terminada y que lo más probable es que el juez de la Mata la concluya y la envíe directamente a sala para que sea juzgada.

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata se ha declarado competente para investigar las actividades de la red de sobornos a funcionarios públicos a cambio de adjudicaciones desarticulada con el caso Madeja’, que instruyó la titular del Juzgado de Instrucción seis de Sevilla Mercedes Alaya, según han informado fuentes judiciales. En Córdoba, la segunda fase del caso Madeja, conocido como operación Enredadera, se saldó con la detención de cinco personas y la imputación del antiguo jefe de servicio de Carreteras de la Diputación provincial. De hecho, los agentes de la Guardia Civil llegaron a acudir al Palacio de la Merced en busca de documentación.

La mayor acusación pesa sobre Finch, al que el juez sigue acusando de cobrar el mayor importe en sobornos de todos los funcionarios públicos tocados por Fitonovo. Así, además de un millón de euros en mordidas, el gerente del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) en Córdoba detenido en la operación Enredadera recibió dos coches de Fitonovo, la empresa sevillana que sobornaba a funcionarios públicos de distintas administraciones para conseguir ganar contratos de obra y servicio. Finch está acusado de delitos continuados de prevaricación, malversación, cohecho, falsedad documental y asociación ilícita, según consta en su auto de prisión. Actualmente está en libertad con cargos tras abonar una fianza de 250.000 euros.

Según el auto del juez, Finch está acusado de haber participado en la contratación, elaboración de informes técnicos y en la ejecución de los contratos supuestamente manipulados para favorecer a Fitonovo. De esta manera, habría estado en nómina, siempre según el auto, de esta trama corrupta desde enero de 2003 hasta junio de 2012. Durante ese tiempo habría recibido en "dádivas y regalos" la cantidad total de 1.025.608,16 euros.

Mucho más modesto habría sido, siempre según el sumario, el salario percibido por Mata, que apenas superó los 25.000 euros. Mata era un cargo intermedio de ADIF que también habría favorecido, siempre según el juez, a Fitonovo en el logro de contratos públicos.

Por otra parte, el juez mantiene la imputación contra el exjefe de Carreteras de la Diputación. En concreto, el magistrado sostiene que habría recibido caviar, noches de hotel en Sevilla, un portátil, un teléfono móvil y la limpieza gratuita de su piso a cambio de favorecer a esta empresa. Según la instrucción, Fitonovo pasó de tener "cero facturación" con la Diputación de Córdoba en el año 2006 a elevarla en los ejercicios siguientes. Así, en 2007 recibió contratos por 242.264 euros, en 2008 por 84.582 euros y en 2009 por 251.772 euros. Y eso lo hizo gracias a los regalos que realizó a este funcionario, Antonio Gabriel Martínez López, según consta en el sumario.

De esta manera, los regalos recibidos por este funcionario estarían valorados en 2.984 euros. Éstos serían: un portátil Sony, recibido el 12 de diciembre de 2006, por un importe de 1.436 euros; un teléfono HTC, recibido el 18 de diciembre de ese año, por un importe de 352 euros; el pago del alojamiento en el hotel Occidental de Sevilla entre el 26 de diciembre y el 28 de diciembre de 2008, por importe de 861 euros; caviar "por importe de 115 euros también en dicha Navidad" y el abono de la "limpieza de su piso" el 28 de agosto de 2009 por un importe de 220 euros.

Antonio Gabriel Martínez López decidió declarar ante la jueza Alaya, pese a poderse haber acogido a su derecho constitucional a no hacerlo, y negó haber recibido estos regalos. Así, detalló que en materia de contratación no tenía competencia y que su función era la de supervisar la ejecución de los contratos. A preguntas de la jueza, el funcionario cordobés asegura que no recuerda haber estado en el hotel Occidental de Sevilla, que sí que lo hizo durante tres días en uno de Madrid para ir a ver una exposición. Y sobre la limpieza de su piso de Sevilla, admite que le "pidió el favor" a uno de los dueños de Fitonovo para que "le indicara una señora para limpiar por horas" pero que finalmente la factura la pagó su mujer.

Etiquetas
stats