Arranca la canícula: el calor nocturno se apunta al periodo más caluroso del año

.

La canícula se corresponde con el periodo más caluroso del año. Acostumbra a dar comienzo unas semanas después del solsticio de verano y es cuando se registran las temperaturas medias diarias más elevadas de todo el año. Desde comienzos de julio sólo una jornada ha tenido una temperatura media inferior a 27 grados. De las once jornadas restantes, un buen puñado se han alzado por encima de los 30 grados. Algo que deja hasta el momento una temperatura media mensual de 29.6 °C, casi un par de grados por encima de lo que se considera normal para este mes.

Esto ocurre en un año en el que hasta el momento no se han alcanzado temperaturas excepcionales, con una temperatura máxima registrada de 42,7 °C. La respuesta de tan elevada temperatura media hay que encontrarla en la persistencia, aún sin haber sido suficiente para alcanzar la categoría de 'ola de calor'. A esto hay que sumar unas temperaturas mínimas que en ocasiones han sido muy elevadas, y que por el momento tienen en la noche del 8 de julio la más insoportable del año, cuando la temperatura no bajó de 23.3 °C en la estación meteorológica del Aeropuerto de Córdoba (aunque la mínima oficial se daba a las 2:00 horas del 9 de julio con 22.7 °C al entrar en horario UTM).

Así seguiremos durante toda la semana, con una configuración atmosférica que sufrirá pocos cambios, y donde sólo la entrada de flujo de componente norte sobre la Península desde la tarde del martes introducirá algo de inestabilidad en capas altas. Con este escenario, dominado por la dorsal anticiclónica y el aire cálido en altura, las máximas en la provincia de Córdoba se mantendrán en el rango de los 38 a 41 grados durante toda la semana. Algo que mantendrá activado el aviso amarillo por altas temperaturas en la campiña cordobesa mientras aguante la situación, siendo probable que se extienda a otras demarcaciones o que suba de nivel con la subida de temperaturas que volveríamos a tener para la tarde del jueves 16 de julio. Para entonces el refuerzo del aire cálido en altura llevará el termómetro de nuevo a superar los 41 o 42 grados en el valle del Guadalquivir, y hasta los 38, 39 o 40 en el resto de la provincia.

La persistencia de la masa de aire cálido, así como la presencia de humedad en capas altas y cierta turbidez del cielo, serán además los ingredientes necesarios para que las noches tampoco sirvan de gran consuelo. Pocas localidades de la provincia bajarán de los 20 grados a lo largo de la semana, siendo el rango de los 21 a 22 grados el punto de partida más probable para cada una de las jornadas de esta tercera semana de julio. Unos márgenes que dejarán las temperaturas medias diarias por encima de la temida marca de los 30 °C, y que seguirán sumando en el global mensual. Aún queda la segunda parte, pero julio de 2020 va camino de convertirse en uno de los más cálidos desde que existen registros, el récord, por el momento, el de 2015 y sus 30.5 °C de media. No estamos muy lejos.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats