Ara Malikian, 'From Bach to Radiohead'

.
Juan Francisco Padilla, Ara Malikian y Rubén Rubio, un espectáculo con un “título trampa”

El Teatro Góngora, acogió en la pasada noche, dentro del XXXIV festival de la guitarra de Córdoba, con un aforo prácticamente completo, un magnífico espectáculo musical a cargo del violinista libanes de ascendencia armenia Ara Malikian, acompañado de los almerienses Juan Francisco Padilla a la guitarra y laúd, y Rubén Rubio a la guitarra y viola de gamba.

Tal y como el propio Ara Malikian comentó al público presente, el concierto tenía un “título trampa”, y es que a pesar de haber un programa establecido, las obras interpretadas por el trío no correspondían con el mismo en su totalidad, resultando un espectáculo más libre y personal, ya que previamente había dejado claro que iban a interpretar un repertorio a su medida.

El espectáculo dio comienzo con una llamativa entrada del violinista por el pasillo central del patio de butacas, interpretando de forma solista a Bach, hasta llegar al escenario donde entraron a escena sus dos compañeros. Ara, micrófono en mano, presentó el concierto. Rápidamente se metió al público en el bolsillo, no sólo por su virtuosismo a la hora de tocar el violín, sino también por su sentido del humor, llegando incluso a bromear acerca de la casual similitud del aspecto físico de los tres componentes.

Sin dejar la época bárroca de Bach, continuaron con el compositor francés Jean –Marie Leclair. Dando un giro cronológico radical siguieron con un arreglo de un tema de Bjork, finalizando el concierto con el “Arie Suite n.3” de Bach, pasando por Manuel de Falla, Radiohead, Talking Heads, Egberto Gismonti, Pablo Sarasate y Tom Waits. Cabe destacar la pieza “Le tic toc choc” de Couperin, interpretada con una guitarra a cuatro manos, y la exquisita “Ziryab” del maestro Paco de Lucía, al que va dedicado esta edición del festival de la guitarra de Córdoba.

Ara Malikian hizo gala una vez más de su virtuosismo y versatilidad con el violín. Todos los temas fueron tocados de una manera sobresaliente, con un gran tacto y sensibilidad como si de una voz se tratara, con unos cambios de registro admirables y con una gran energía a la hora de tocar. Como no podía ser de otra manera, las guitarras de Rubén Rubio y Juan Francisco Padilla, también brillaron acompañando con una correctísima ejecución a Malikian.

El espectáculo llegó a su fin con un público totalmente entregado y puesto en pie para despedir a estos tres grandes músicos.

Etiquetas
stats