Y la ansiosa marabunta disfrutó (por fin) de la Cabalgata

Cabalgata Reyes Magos 2017 | MADERO CUBERO

https://youtu. be/qlszwp9W-ls

Si estás leyendo esto es porque ya estás en casa contando tus más preciados tesoros cabalgateros o estás esperando a que Sus Majestades de Oriente pasen por tu lugar estratégico. “Cuando acabemos, vamos a la Avenida de Barcelona, allí es donde más tiran”, se dicen dos amigos que esperan ya a los Reyes Magos en los alrededores de Miraflores.

Una marabunta aparece con sus armas por el puente del Arenal; bolsas de plástico que se convierten en esta tarde noche en uno de los objetos más necesitados. Desde que la comitiva de la Cabalgata salió de la plaza de Santa Teresa sobre las 17:00, miles de personas echaron a la calle con ganas de una fiesta que el pasado año se suspendió por una tromba de agua.

Pero en esta ocasión, nada estropeó el desfile del azúcar y del baile. Un espectáculo de los Hermanos Moreno precedió una comitiva formada por una veintena de carrozas y pasacalles al ritmo de la música de la banda del Cristo del Amor y de la agrupación de tambores y cornetas de la Coronación de Espinas. Y, también, al son de la carroza de los Pequemúsicos, que a lo largo de todo el recorrido animó a los más pequeños -y a los no tanto- “a bailar y a pasárselo bien”.

Durante horas, los cerca de 300 niños que participaron en esta Cabalgata repartieron 145.000 unidades de caramelos, 270.000 unidades de escalofríos, 33.000 unidades de productos infantiles y 9.500 elementos de tecnología. Pero no hay de qué preocuparse: esta fiesta también pensó en la salud bucodental de los más pequeños por lo que 9.000 cepillos de dientes volaron por los aires.

“¿Ahora quieres pasar? Llevo tres horas aquí esperando”. Había ganas de Cabalgata. Desde las 16:00, algunas personas ya se apostaban en la plaza de Santa Teresa para hacerse con el mejor sitio posible donde coger al vuelo el mayor número de regalos. La Cabalgata saca a relucir el lado estratega de todo aquél que asiste a la fiesta. Y, como estaba previsto, la carroza de la Patrulla Canina hizo las delicias de los más pequeños que veían cómo sus dibujos favoritos estaban ante sus ojos. Junto a ellos, las carrozas de Buscando a Nemo, la Familia Telerín o el mundo submarino.

Mención especial merece la carroza “recuperada” por la delegación de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Córdoba bajo el nombre La educación es un derecho. Con esta iniciativa, el Consistorio contó con la participación de niños de las barriadas de Las Palmeras, Moreras y Sector Sur en situación de vulnerabilidad a los que se les premió por su esfuerzo y constancia en su escolarización.

Con las bolsas llenas de caramelos, golosinas y gusanitos, ahora sólo queda pensar en qué dejaran los Reyes bajo el árbol de cada casa. Si has sido malo, ya sabes cuál será tu regalo.

Etiquetas
stats