Año político nuevo: en busca de candidatos y convergencias

Panorámica del salón de Plenos del Ayuntamiento | MADERO CUBERO

Año nuevo, año político nuevo. Los partidos llevan ya unos meses tentándose la ropa, pero con el arranque del 2018 tiene que ir empezando a aclararse el panorama político para las elecciones municipales del año siguiente. 2018 será, por tanto, el año de los candidatos y de las convergencias. Y en esa búsqueda en todos los partidos menos uno: el PSOE.

A estas alturas de mandato todos los partidos trabajan más en clave electoral que otra cosa. Como en el fútbol, con el partido en empate a pocos minutos del final, hay miedo a un gol en el último minuto que haga perder el partido. Todos miran más a su electorado, a no disgustarlo y a amarrar el voto. Y a elegir al candidato perfecto.

Salvo cataclismo, el único partido que tiene candidato para las municipales del 2019 es el PSOE. Isabel Ambrosio es la alcaldesa y en la avenida del Aeropuerto a nadie se le pasa por la cabeza pensar en otra persona, por mejor o peor relación que pueda tener la regidora con la nueva dirección del partido. El PSOE ya maneja sus propias encuestas y en los sondeos hay algo que destaca: los socialistas aguantan el tipo y el índice tanto de conocimiento como de aprobación de la alcaldesa es el más alto de todos. Sería un suicidio cambiar de candidata, sostienen las fuentes consultadas por este periódico.

El partido más votado en las municipales del 2015 fue el PP. Su candidato, José Antonio Nieto, es hoy secretario de Estado de Seguridad. Dimitió como concejal y no se le pasa por la cabeza regresar a Capitulares. Si acaso, seguir en Madrid o volver al Parlamento de Andalucía. Su hombre de confianza es José María Bellido, actual portavoz municipal y el líder de la oposición. Bellido aún no ha sido ratificado por la dirección regional y nacional como candidato. Nieto no lo fue en los comicios anteriores hasta unos meses antes. Pero el PP quiere evitar dudas y tiene previsto elegir a sus candidatos lo antes posible.

Lo más probable es que Bellido sea ratificado en los primeros meses del año, aunque según cuentan algunas fuentes no sea visto con demasiados buenos ojos por el presidente regional del PP, Juanma Moreno. Moreno considera a Bellido un hombre de Nieto, con el que no mantiene precisamente una buena relación. Y hubiese preferido a otro candidato. Pero los populares también manejan sus propias encuestas y saben que actualmente el mejor cartel electoral que tienen es precisamente José María Bellido, por su juventud y por su gestión al frente de la Hacienda municipal durante el mandato de Nieto. Esos sondeos que manejan son muy diferentes a los publicados, donde obtienen no menos de 12 concejales (cuando la mayoría absoluta está en 15 y cuando actualmente tienen 11).

Donde está prevista una auténtica guerra interna, que acabará disputándose en público, es en el seno de la izquierda. Ganemos e Izquierda Unida asumen que en 2019 se tendrán que presentar en una candidatura conjunta. Es lo que están negociando y pactando Podemos e Izquierda Unida tanto en Sevilla como en Madrid. Pero la convergencia no va a ser fácil.

De momento, el debate está en la marca. ¿Con qué nombre concurrir? Podemos prefiere renunciar a su nombre. IU no lo tiene tan claro. El acuerdo en principio sería fijar una marca única para toda España. Nada de Unidos Podemos. Después llegará la madre de todas las batallas en la izquierda cordobesa: ¿Qué candidato elegir?

El líder incuestionable en IU es Pedro García y su organización peleará con el cuchillo entre los dientes para que sea el candidato. Pero ni en Podemos ni en Ganemos ven con buenos ojos a García. Su pacto de gobierno con el PSOE pesa en su contra en una lista que quiere ser rompedora y que aspira a que en Córdoba el sorpasso vuelva a ser una realidad. El PCE, primero, e IU, después, siempre tuvo más votos que el PSOE. Ocurrió desde 1979 hasta 2015. 36 años. García argumenta que es el único candidato conocido, con peso y con experiencia de gobierno. Y defenderá que se ha mantenido firme en el cogobierno a sus principios. Pero en Ganemos y Podemos tiene más enemigos que amigos. Y desde la formación morada ya se empiezan a proponer otros nombres más próximos a Teresa Rodríguez.

En Ciudadanos tampoco hay un candidato ratificado. Y es probable que haya primarias. La formación naranja, que vive un momento dulce tras su triunfo en votos en las elecciones catalanas y los últimos sondeos, busca un perfil diferente al de José Luis Vilches, el candidato de 2015. Ciudadanos hizo un cambio de portavoces. David Dorado se convirtió en líder del Ayuntamiento, en detrimento del propio Vilches, que pasó a ser portavoz en la Diputación.

No obstante, fuentes de la formación naranja sostienen que ya hay otros candidatos postulándose para liderar la lista. Uno de ellos es Isidoro García, un joyero cordobés muy conocido y muy activo en redes sociales. Es probable que no sea el único. A Ciudadanos siempre le gustaron las primarias.

Más allá está UCOR. El partido dependía casi en exclusiva de su candidato, Rafael Gómez, que ha pasado la Nochevieja en la cárcel de Alcolea. Su sobrino, Rafael Serrano, es el único concejal de un partido que llegó a liderar la oposición en el año 2011. No es seguro, pero sí bastante probable, que la formación no se vuelva a presentar a las elecciones de 2019. El resto de partidos lo esperan, ya que muchos calculan que sus votos, que son muy transversales, les pertenecen de alguna u otra manera. Ya se verá. Año nuevo, ejercicio político nuevo.

Etiquetas
stats