Los abogados se asoman a su presente futuro con las nuevas tecnologías y la automatización

Mesa redonda en el Colegio de Abogados de Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

Hace solo dos años que IBM creó a Watson. Es un abogado robot, una máquina capaz de memorizar leyes del Código Penal que ha llegado para revolucionar al sector. “Hay 100.000 demandas interpuestas ya por máquinas”, aventuraba Mariano Aguayo, abogado, durante una mesa redonda organizada por el Colegio de Abogados de Córdoba en la que los letrados se han asomado a su presente futuro con las nuevas tecnologías y la automatización.

Las jornadas, clausuradas por el ministro de Justicia Rafael Catalá, han servido como una especie de prólogo a un congreso que los abogados españoles celebrarán en mayo del año que viene en Valladolid, y en el que quieren debatir si realmente las nuevas tecnologías que ya están aquí, como Watson, van a cambiar su profesión, si son una ventaja o una amenaza, o si realmente nada será como nos lo contaron.

En un encuentro también con los medios de comunicación, los abogados debatieron sobre cómo está cambiando el sector, cómo los clientes ya demandan información en tiempo real, los métodos por los que los demanda (WhatsApp, principalmente, con sus redes de encriptación no segura), y cómo subirse a una ola que de no hacerlo puede acabar con miles de empleos, como vaticinan los gurús más pesimistas. O no.

Estas jornadas constituyen un espacio de análisis y reflexión sobre el estado de la Justicia ante las propuestas públicas realizadas por la Abogacía para su mejora y, más concretamente, sobre el actual modelo del Consejo General del Poder Judicial.

Durante el desarrollo de las jornadas han intervenido las cuatro asociaciones judiciales, APM, FV, JJPD y FJI; Fernando Ledesma, Ministro de Justicia cuando se aprobó la LOPJ 6/1985, y José María Aznar, Presidente del Gobierno durante el cual se promulgó la LO 2/2001, que modificó el sistema de elección de miembros del Gobierno del Poder Judicial.

Etiquetas
stats