El 40% de las familias atendidas por Cruz Roja no puede poner la calefacción

Un grupo de cordobeses, durmiendo en un cajero. | MADERO CUBERO
Entre 2013 y 2014, la organización ha facilitado 1.200 pagos a 765 familias de la provincia para ayudas en el suministro de luz y agua

La crisis sigue haciendo estragos entre la población cordobesa y una prueba más de ello es el impacto que, a juzgar por los casos que diariamente llegan a las oficinas de Cruz Roja, continúa teniendo la pobreza energética entre las familias de la provincia.

Por ello, aprovechando la conmemoración hoy 10 de diciembre del Día Internacional de los Derechos Humanos, la institución humanitaria quiere recordar, a través de un comunicado, que son demasiadas las personas que no pueden hacer frente a los gastos derivados del uso de la calefacción en invierno o del aire acondicionado en verano, debido a su bajo nivel de ingresos y a los elevados precios de la energía o de la vivienda, entre otros factores.

Por pobreza energética se entiende la incapacidad de un hogar de satisfacer una cantidad mínima de servicios de la energía para cubrir sus necesidades básicas, como mantener la vivienda en unas condiciones de climatización adecuadas para la salud (18 a 20º C en invierno y 25º C en verano).

Y tanto las historias que llegan continuamente a la institución humanitaria como los datos de atenciones avalan el preocupante auge de este fenómeno: así, entre 2013 y 2014 Cruz Roja ha facilitado cerca de 1.200 pagos a 765 familias de la provincia para ayudas en el suministro de luz y/o de agua.

Además, uno de los últimos Boletines sobre Vulnerabilidad Social de la organización indicaba que el 43,2 por ciento de la población atendida por la entidad vive en hogares en los que no pueden poner la calefacción en invierno; y el 78,4 por ciento no puede hacer frente a un gasto imprevisto de 600 euros con sus propios recursos.

La pobreza energética es una de las situaciones que se incluyen en el concepto de

privación material en la Unión Europea, uno de los tres indicadores que se utilizan para medir los riesgos de pobreza y exclusión social de la población. Esta forma de pobreza tiene una importante

incidencia en la salud, especialmente entre las personas mayores; se relaciona con enfermedades como la neumonía, el asma o la artritis, y tiene también incidencia en la salud mental.

En estos momentos, muchas de las personas y familias atendidas por la institución están dejando de cubrir aspectos importantes en materia de alimentación y otras necesidades básicas por la falta de cobertura, lo que supone una merma destacable en sus condiciones de vida y tiene incidencia en su salud.

Para aumentar su capacidad de respuesta a las situaciones de vulnerabilidad social acrecentadas en el contexto de la crisis, Cruz Roja Española tiene activo su Llamamiento ‘Ahora + que nunca’, con el que persigue llegar a personas en situación de extrema necesidad a través de una serie de proyectos dirigidos, de manera prioritaria, a familias con todos sus miembros en paro, desempleados de larga duración, jóvenes de baja cualificación en desempleo, personas mayores con responsabilidades familiares, niños y niñas de hogares empobrecidos y personas sin hogar.

Etiquetas
stats