¡Aquí hay playa!

Eso querrías tú, bonita, que aquí hubiese playa. Torridez del valle del Guadalquivir, escuela de calor. Pero, ¿quién dice que no existan playas en una botella? Un frasco de aceite de monoï perfumado con la flor polinesia de tiaré, realizará el prodigio. Efectivamente, el mar, la orilla, la brisa, las palmeras, el mítico aroma a bronceador grabado en la memoria, el sensual aceite... Aromaterapia estival desbordando la pituitaria. ¡Vamos a la playa! Ibiza, Maro, Bora-Bora. En la mochila, el color de la Polinesia y la casa del placer de Gauguin.

Monoï mon amour

Mis aromas preferidos del verano arrastran aventura del trópico, languidez bajo el sol, relajación, paz interior, calma, fluidez, sonrisa, frente a la aspereza que jamás debiera poblar el mundo. Paz y amor. Sí, siempre, a todas horas. El aceite polinesio de monoï, cuya aplicación y virtudes lo convierten en una panacea cosmética que suaviza, embellece, protege, hidrata, calma, equilibra el ánimo, es un viaje olfativo a la playa y el compañero inseparable cuando mis pies pisan en realidad la arena y la vista se pierde en el horizonte de olas recién nacidas y azul ultramar. Recomendables son los fabricados en Polinesia y con certificación de calidad como los de Hei Poa y Tiki.

También los de NARS, uno traslúcido con su flor de tiaré en el interior, y el que aporta un tono bronceado Monoï Body Glow. Con excelente relación calidad-precio sobresalen la línea Polysianes de Klorane, los de The Body Shop, y el aceite seco y tradicional de Monoï de Yves Rocher.

Perfumarse de mar… Existen fragancias exquisitas y exclusivas que evocan la playa, la sal del mar, la vegetación costera, el eterno tiaré de Tahiti. LA independiente I Hate Perfume posee uno de ellos, el #101, At The Beach 1966; Guerlain, su fragancia Terracota, que es puro verano. Otro clásico actual es Bronze Goddess de Estee Lauder. Entre los niche es de culto Fleurs de Sel, de Miller Harris, interesantes, Aria di Mare de Il Profvmo y la línea Blu Mediterraneo de Acqua di Parma. Beach Walk de Replica Maison Martin Margiela es una propuesta exclusiva, y el perfume prodigioso de Nuxe un valor seguro, elegante y más asequible.

En escapada olfativa o real, la playa, el chapuzón, el verano acuden al encuentro. Nos citan en las piscinas de la ciudad; en las afueras de los pueblos donde sabiamente las construyeron entre olivos o al pie de las sierras; en la costa andaluza, en las orillas tahitianas. Este monoï suaviza la piel y desboca la fantasía tela.

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación.

Etiquetas
Publicado el
2 de julio de 2016 - 12:23 h