¿Flequillos a gogó? ¡Sí! pero....

Partiendo de la base que el rostro es una figura con determinadas formas geométricas y a interpretar, no puede ser mal descifrado a causa de la forma de un flequillo impropio y sin armonía a este principal fundamento, como tampoco desfasado en función al resto del peinado final. Sería desfigurar la forma de la cara y resto del estilo que llevéis, además de vuestro talante expresivo corporal-general, como sucede a veces. Y esto es muy serio para ser obviado, tanto por vosotras como por ellos, si es que os exigís modernidad y atractivo al mismo tiempo.

Es por ello que esta semana salgo al paso para no equivocaros en la selección del flequillo que mejor os rime, no solamente por ser un detalle de moda actual, sino porque nunca dejó de serlo. Largos, cortos, de lado, despuntados, espesos… ¡¡Hay tantos donde escoger!! Pero, ¿cómo saberlo cuál es el ideal, aun conociendo de antemano el tipo de rostro?

Veamos:

ROSTROS OVALADOS: Es la forma más proporcionada del rostro, a los que le sientan bien todo tipo de flequillos. Mi recomendación añadida es que cambiéis de tanto en tanto. Así aprovecháis el inciso de sentaros bien cualquier peinado y flequillo. Mejor si le añadís despuntados degrafilados rabiosamente actuales.

ALARGADOS Y/O RECTANGULARES: A las/os jóvenes de rostro alargado, el flequillo recto y tupido les sienta de maravilla, ya que acorta ópticamente el rostro. Viene a ser algo similar a las cejas rectas para este tipo de facciones (comentado la semana anterior), que acortan y ayudan a proporcionar.

EN TRIÁNGULO INVERTIDO: Huye de flequillos rectos y tupidos, ya que te ensancharán la cara de sienes hacia abajo. Te favorecerán  los desfilados, siempre largos, cubriendo bien la frente o el ángulo estrecho en ella. Puedes separarlo mediante una raya no marcada hacia un lateral.

EN FORMA DE CORAZÓN Y DE DIAMANTE (ambos muy parecidos, excepto de su parte superior): Es determinante de facciones anchas y barbilla puntiaguda. Te recomiendo los flequillos que ayudan a crear la sensación de un rostro más ovalado. Serán tus aliados los rectos, dejando que entrever la frente. También serán  impactantes los flequillos cortos y de corte irregular o desmechado.

REDONDEADOS: Los recomendables son los desfilados y emparejarlo con un corte al bies del resto del cabello, a partir de la horizontal labial. Al ser el cabello alargado hasta esta zona e inmediatamente después encontrar una caída vertical (a partir del bies), te ayudará a disminuir el ancho del rostro, creando el efecto de ser más ovalado. También puedes usar el flequillo recto, aunque dejando entrever la frente.

CUADRADO: Es necesario suavizar el rostro. Ideales son los flequillos largos, con toques desfilados, ligeros, irregulares y/o punteados, debiendo ser el cabello igualmente largo. El cabello corto suele favorecerles si es medianamente asimétrico y su flequillo al bies y muy largo.

PARA RECOGIDOS CON FORMAS DE ROSTRO GRACIOSAS O SIMULADAS:

Para todos los casos, os recomiendo las expertas manos de un profesional, por si tiene otras sugerencias que añadir de propia firma.

De tener buenas manitas y el flequillo que mejor os sienta es el recto y deseáis darle vuestro personal sello… ¡¡cuidado!! A veces el atrevimiento os puede jugar la mala pasada. ¿Un consejo para estos casos? Vale: Hacer la separación adecuada, dejarlo caer por su peso ¡¡y no aplastarlo con las manos!! La explicación consiste en que, al aplastarlo, os habrá engañado en el largo, puesto que, cuando esté seco, y como la implantación del cabello es contraria a esta caída, vuestro flequillo se habrá acortado sustancialmente. Parece broma, pero…

Etiquetas
Publicado el
8 de marzo de 2016 - 06:15 h
stats