Contar lo que quieren ocultar: periodismo

"Estoy con Julio. Si no estas dispuesto a morir por la verdad, vivir no merece la pena". Kostas Vaxevanis, premio internacional de periodismo Julio Anguita Parrado

Cada 7 de abril, día de Julio, me reconcilio con el periodismo. Cada 7 de abril, día de Julio, llega a Córdoba un periodista premiado con el premio internacional Julio Anguita Parrado que asombra por su discurso y, sobre todo, por su defensa de una profesión denostada y maltratada por el poder, y también por los propios periodistas. Este año, y con el permiso de Gervasio Sánchez, Kostas Vaxevanis ha ofrecido el discurso que más me ha traspasado y desarmado, e incluso el que más me ha emocionado.

Supongo que a estas alturas ya saben que Vaxevanis fue detenido por publicar la conocida como Lista Lagarde, una recopilación de los nombres de todos los griegos que habían evadido impuestos llevándose su dinero a paraísos fiscales. Vaxevanis fue absuelto pero no porque no le tuvieran ganas, sino porque fue lo bastante precavido como para no publicar el dinero exacto que cada uno de sus compatriotas había puesto en el paraíso fiscal de turno. De haberlo hecho, habría quebrantado la ley y, seguramente, alguien en su nombre habría tenido que venir a recoger el premio.

Pues bien, Vaxevanis hizo ni más ni menos que lo que se espera de un periodista: contar lo que otros, normalmente los poderosos, quieren ocultar. Así de simple.

En España hay muy buenos periodistas, muchos. Hay bastantes a los que admiro. Otros a los que simplemente respeto. A muy pocos periodistas detesto. Pero los hay. Son aquellos que confunden el periodismo con la propaganda. Aquellos que compadrean con el poder por un mero interés personal o comercial. Sin embargo, en España no hay ningún periodista que haya podido publicar la Lista Lagarde. Y esa lista existe. La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) se la entregó hace tres años a José Luis Rodríguez Zapatero. Y éste a su vez a Mariano Rajoy. O eso asegura Vaxevanis, al que creo. La lista procede de Hervé Falciani, un informático francés que trabajaba para el banco HSBC en Ginebra y que hizo una fabulosa hoja de cálculo con miles de nombres de evasores fiscales. Falciani está hoy protegido por la Policía Nacional en España, con quien colabora. Ya lo hizo antes con la Gendarmería francesa.

El viernes pasado, cenamos con Vaxevanis. Le pregunté que cómo podría hacerme con un documento así. Después de que su novia se lo tradujera al griego, rompió a reír a carcajadas. Mi pregunta también era de broma, pero me quedé pensando: ¿Qué haría yo con la lista Lagarde española si la tuviera?

Etiquetas
Publicado el
9 de abril de 2013 - 04:10 h