Lost

Ayer escuché a la concejala Amelia Caracuel por la radio hablando sobre el mercado romano que tendrá lugar (queda muy Nodo el tendrá lugar) este fin de semana en Miraflores. Le preguntaron por los motivos del cambio de mercado medieval al romano y dijo que "por cambiar". Después comentó que aunque iba mucha gente el medieval estaba agotado, que se potenciaba otro aspecto de la identidad de la ciudad, que este año se están haciendo muchas actividades centradas en esa época, que el templo romano, que si la abuela fuma porros… Por cambiar se pasa de un mercado medieval con cetrería, música celta y juegos infantiles a un mercado romano con juegos infantiles, música celta y cetrería. Ah, y un barco pirata.

La otra noche un par de amigos me contaron que estaban muy eigthies y acababan de ver las tres películas de regreso al futuro seguidas. Es gente espabilada, activa, que hace cosas, y me preocupé, la verdad. "La primera es buena", me dijeron. Al final de la noche uno de ellos me comentó que estaba interesado en la meditación, y convinimos que vale pero sin milongas. Quedamos en desarrollar un curso de "Meditación para escépticos".

La Gerencia de Urbanismo ha recogido dos mil firmas para cambiar el nombre de la Plaza de San Basilio por el de Jesús de la Pasión, al lado del Colegio de los Santos Mártires. Una alegría de barrio. Se inicia una campaña en change.org para que la plaza de las Tendillas pase a llamarse plaza del Monstruo Espagueti Volador.

Por favor, que alguien proponga un plan o no podré contener mis tendencias absurdas. Y la culpa será de la ciudad.

Etiquetas
Publicado el
21 de enero de 2014 - 02:17 h
stats