Sobre este blog

Sergio Gracia Montes es graduado en Derecho por la Universidad de Córdoba. En 2018 impulsa desde Córdoba el Centro de Investigación de la Extrema Derecha (Cinved), con el que analiza y estudia los movimientos populistas y extremistas en España y a nivel internacional. Gracia cuenta con amplia formación en materia religiosa, política y de derechos humanos, e interviene en medios nacionales (Cuatro, La Sexta, Huffington Post, El Independiente, El Confidencial o El Temps) como experto en fanatismos y movimientos de ultraderecha.

Ucrania y la 'realpolitik'

Concentración de ucranianos residentes en Córdoba

0

Según Maquiavelo en El Príncipe, la política debía entenderse como una lucha para conquistar o conservar el poder sin mirar los medios que se utilizan para ello, pero sería Von Rochau el que introduciría el concepto de realpolitik a mediados del siglo XIX.

Con la invasión de Rusia a Ucrania entra de nuevo en juego la realpolitik pero esta vez, desde una doble perspectiva, que no es otra cosa que los medios por los cuales un estado busca aumentar su poder sobre una zona concreta, utilizando para ello elementos como su potencia militar o la economía.

El interés expansionista ruso justificado con argumentos como la protección de su zona de influencia o la identidad de la población ucraniana, le hizo ir un paso más allá y utilizó su poder militar primero en 2014 para la adhesión de la zona de Crimea, y ya en 2022 para llevar a cabo una invasión injustificada a todo el país, además de reconocer la independencia de Donetsk y Lugansk.

Con lo que no contaba Rusia, o sí, era con que la comunidad internacional encabezada por EE.UU. y la UE también utilizaran la realpolitik para contrarrestar su invasión, imponiéndole una batería de sanciones que hicieran tambalearse los pilares económicos de Rusia.

Entre las medidas más destacadas están la de congelar los activos en EE.UU. de los dos mayores bancos de Rusia (Sberbank y VTB Bank), bloquear el acceso a los mercados financieros europeos de bancos rusos y congelar igualmente sus activos en la UE, también se ha prohibido exportar equipo crucial para el sector petrolero, además de la venta de equipos a aerolíneas comerciales y el cierre de espacio aéreo, limitación de acceso a tecnología clave, pérdidas de Visas para personal diplomático, así como la no certificación por parte de Alemania del gaseoducto Nord Stream 2, con lo que supone esto para la propia Alemania, además de las sanciones impuestas a los oligarcas rusos donde concretamente la UE, ha impuesto sanciones a un total de 26 oligarcas y empresarios rusos en los sectores del petróleo, la banca y las finanzas.

Todas estas medidas han provocado que el lunes la bolsa de Moscú permaneciera cerrada, que el rublo se tambalease, depreciándose en torno a un 30%, la subida de los tipos de interés al 20% y que haya controles de capital para inversores extranjeros.

Además aparecieron otras en el plano deportivo como la de trasladar la final de la UEFA Champions League 2021/22 de San Petersburgo al Stade de France en Saint-Denis o la de suspender el Gran Premio de Rusia, a las que se sumaron el 28 de febrero que la FIFA excluyera a Rusia del Mundial de Qatar, que la UEFA expulsara al Spartak de Moscú de la Europa League según Bild o que el COI recomendara incluso excluir a deportistas bielorrusos.

Si todo esto no fuera suficiente, aparecieron diferentes selecciones que mostraban su negativa a competir contra Rusia en la fase de repesca del Mundial como fue el caso de Polonia, Suecia o República Checa, a las que se sumaron posteriormente, Inglaterra, Gales y Dinamarca, además del pronunciamiento de Francia. A lo que hay que añadir la desbandada de deportistas que jugaban en clubs rusos como Shengelia, Nappier, Kuzminskas, Gudaitis, Tyson Carter, Jordan Loyd, Billy Barron, Conner Frankamp, Alex Poythress, Mateusz Ponitka, Jordan Mickey, Iffe Lundberg, Marius Grigonis, Johannes Voigtmann, Daniel Hacket, Kevin Pangos, Joel Bolomboy y los entrenadores Dimitris Itoudis y Xavi Pascual y su asistente, Iñigo Zorzano.

Todo esto pone en una tesitura muy complicada a los clubs rusos frente a la opinión pública, creando desconfianza entre los deportistas.

Junto con la desbandada de deportistas que jugaban en clubs rusos, también salieron otros como Jasikevicius, Lewandoski, Sebastian Vettel, Max Verstappen, Carlos Sainz, Oleksandr Zinchenko, Roman Yaremchuk o Andriy Shevchenko que mostraban su disconformidad con dicha invasión, además de la decisión histórica por parte del Schalke que decidió retirar de sus camisetas el nombre y el logo de la empresa rusa de gas “Gazprom” igual que la UEFA, que también rompió con dicha empresa.

Pero estas medidas no son las únicas, ya que desde diferentes medios se ha planteado la posibilidad de sacar del Consejo de Seguridad de la ONU a Rusia en virtud del art. 6 de la Carta de Naciones Unidas, algo que sería casi una quimera ya que aunque Rusia no pudiera votar una Resolución contra ella, siempre tendría el apoyo de China que tiene Derecho a Veto.

Estas decisiones dejan la puerta abierta a que se apliquen estas sanciones a otros estados que aunque no están sumergidos en guerras contra sus vecinos, aplican políticas segregadoras o desarrollan acciones hostiles contras ciudadanos de países colindantes con maquinaria pesada, creando infraestructuras que dificultan o condicionan su vida, a través de fuerzas y cuerpos de seguridad, con la destrucción de viviendas, aplicando la pena de muerte o castigos físicos por adulterio o relaciones homosexuales o impidiendo el acceso a agua potable o a materiales de construcción entre otras medidas de coacción.

Todo esto pone de manifiesto hasta que punto puede llegar la realpolitik desde la doble perspectiva analizada, ya sea a través de medidas económicas o vía poder militar. Tendremos que estar atentos para observar la evolución de este conflicto y ver si las políticas económicas son suficientes para disuadir a un estado invasor, y si por lo contrario, es necesario la vía armada.

Sobre este blog

Sergio Gracia Montes es graduado en Derecho por la Universidad de Córdoba. En 2018 impulsa desde Córdoba el Centro de Investigación de la Extrema Derecha (Cinved), con el que analiza y estudia los movimientos populistas y extremistas en España y a nivel internacional. Gracia cuenta con amplia formación en materia religiosa, política y de derechos humanos, e interviene en medios nacionales (Cuatro, La Sexta, Huffington Post, El Independiente, El Confidencial o El Temps) como experto en fanatismos y movimientos de ultraderecha.

Etiquetas
stats