Solemne Vía Crucis del Cristo de Gracia

El crucificado recorrió este jueves, portado por hermanos, las calles de su feligresía | La imagen contó con el acompañamiento de un trío de capilla

El bullicio en la plaza asemeja, en menor medida, al de cada Jueves Santo. Pero una semana resta para que éste llegue de nuevo. La aparición de la cruz de guía marca el camino del silencio a todos los presentes, como marca el camino de la comitiva. Ésta comienza el recorrido por las calles del barrio con seriedad. Nada se escucha y todas las miradas se dirigen a la imagen. El Cristo de Gracia deja lentamente atrás la parroquia de Nuestra Señora de Gracia. En esta ocasión no suenan marchas, sino música de capilla. El crucificado, de imponente figura, es portado por varios hermanos. Son las nueve de la noche y da inicio el Vía Crucis de la trinitaria corporación, que preside su titular. A lo largo de su trayecto, numerosos cofrades aguardan de manera respetuosa. Como de dicha forma comparte el rezo de las Estaciones.

Camina la sencilla comitiva por Horno del Agua. Vence el Cristo de Gracia la estrechez de la calle Queso. Busca el cortejo la parroquia de San Lorenzo en su recorrido. No son pocos los fieles que acompañan a la imagen en un Vía Crucis que recuperara su cofradía el pasado año. Después de varios en los que tuviera lugar este solemne acto en el interior de Nuestra Señora de Gracia, el crucificado volvió a recorrer las calles de su barrio, que quizá espera ahora con mucha más intensidad la llegada del Jueves Santo y esa noche que en el Alpargate nunca quiere acabar. La de esta víspera de Viernes de Dolores, lo hace unos minutos antes de las once. El Señor está de regreso en su templo.

Etiquetas
Publicado el
27 de marzo de 2015 - 01:37 h
stats