Al encuentro de la historia

La ciudad está preparada para vivir este sábado la procesión extraordinaria "Regina Mater", de la cual participarán 25 imágenes de Virgen coronadas canónicamente de la provincia

Es el día. La larga espera, que deja tras de sí varios meses de trabajo y expectación, está a punto de terminar. Tan sólo unas horas restan para que definitivamente tenga lugar una cita con y la para la historia. En la ciudad, hasta lo intangible pareciera que se puede tocar. Incluidos el sentimiento y la devoción, que a lo largo de la semana que precedió este sábado de emociones encontraron un espacio importante en diferentes iglesias. Del barrio de San Lorenzo al Alcázar Viejo; de San Cayetano a la otra orilla del río, en el Campo de la Verdad; del corazón de los cofrades al de Córdoba, la Mezquita-Catedral. El 775 aniversario de su consagración al culto católico es motivo de celebración, para la cual está dispuesto el primer templo de la Diócesis, que esta vez estará representada a nivel exponencial en la capital. Porque también el fervor es capaz de romper fronteras que quizá no existen, pero que sí marcan los límites de unas localidades y otras. La provincia estará presente, muy presente, en la fiesta que será el encuentro con María.

La ciudad está preparada para vivir una de sus jornadas más intensas de devoción, la cual se hará tangible a través de la expresión de los sentimientos en muy diversos rincones. Esa manifestación pública de Fe ya es, de hecho, una realidad. Lo fue estos días de atrás, en los que no fueron pocos los que se acercaron a los distintos templos en que se encuentran las imágenes que llegaron de otros municipios para participar de un acontecimiento único. Y lo es en las horas previas al comienzo de la extraordinaria procesión. En Córdoba se respira de manera diferente este sábado. Como en el barrio de San Basilio, cuya calle homónima está completamente engalanada con motivo de la acogida estos días de Nuestra Señora de la Purísima Concepción, patrona de Puente Genil. Del mismo modo, otras muchas calles y plazas aparecen con adornos que primero anuncian lo que está por venir y después significarán ofrenda de regocijo al paso de la Virgen.

Termina la espera. La ciudad aguarda el comienzo de la extraordinaria "Regina Mater", procesión magna de carácter mariano que reunirá en sus calles a 25 imágenes de Virgen coronadas canónicamente de toda la provincia. Es una cita única, como lo fuera casi dos años atrás exactamente, el 14 de septiembre de 2013, el Vía Crucis Magno de la Fe. De los errores que entonces pudieran existir, trata de huir en esta ocasión la organización. La seguridad será primordial, tanto como el buen desarrollo de la propia celebración, que además congregará a más de 25 formaciones musicales de Córdoba, la provincia y Andalucía. Como también serán muchos los foráneos que asistan al discurrir de las hermandades por las calles, en diferentes recorridos que tendrán un punto en común: de la Cruz del Rastro a la Mezquita-Catedral. Será esa zona, como también lo fuera en 2013, la particular Carrera Oficial del evento -y quizá una nueva aproximación a la de la Semana Santa cordobesa de cara a un futuro próximo-.

La magnitud del acontecimiento quedará reflejada también en la marea humana que a buen seguro acompañará a cada imagen en su recorrido. Se prevé sean unas 200.000 personas las que acudan a la cita en los diferentes puntos y rincones de la ciudad. Ni siquiera el calor, que estará presente a lo largo de toda la jornada y especialmente en las primeras horas de la misma, apagará el deseo de formar parte, aunque sólo sea con la mirada de pasión, de la "Regina Mater". Una Magna Mariana que comenzará a las 17:40 con la salida desde San Cayetano de Nuestra Señora del Carmen y que no terminará hasta bien entrada la madrugada del domingo con el regreso a de María Santísima del Valle, patrona de Santaella, a San Lorenzo allá por las 3:25. La tarde se hará noche con la emoción en cada instante de salir al encuentro de la historia.

Etiquetas
Publicado el
27 de junio de 2015 - 13:24 h