Salvemos el Bejarano de los bárbaros

.

Es de agradecer la generosa labor de muchos voluntarios (individuales, clubes, asociaciones, etc.) que desde hace tiempo realizan labores de limpieza, plantación de árboles, y riego de los mismos, en el entorno del arroyo Bejarano, arroyo Molino, y río Guadiato.

Por el contrario, frente a esta encomiable forma de proceder está la de determinados desaprensivos y bárbaros que no saben respetar la naturaleza. Los calificativos son pocos para describir la aptitud de estos individuos que dejan sus basuras aquí tiradas.

Lo tristemente cierto es que desde los baños de Popea, hasta la desembocadura del Bejarano en el río Guadiato, es una auténtica vergüenza la basura que podemos encontrar esparcida, tan desagradable como que algunos para defecar ni siquiera se apartan del camino. (Siento ser tan detallista a la hora del desayuno)

Caminar por este lugar, y sobre todo, ser responsable de mostrarlo a cualquier grupo de senderistas venidos de otro lugar de España o incluso del extranjero, se convierte en algo muy desagradable, uno se siente avergonzado por la mala imagen que puede proyectar en quienes nos visitan.

Es muy difícil civilizar a estos sinvergüenzas, pero me niego a aceptar que no haya forma de llamarles la atención o incluso impedir que entren en estos lugares, porque gentuza de esta calaña no merecen disfrutar de estos parajes.

Ni la sierra es un vertedero, ni los amantes de la naturaleza merecen seguir sufriendo esta situación.

La administración debe jugar un papel importante en la tarea de mantener limpio este paraje, y sobre todo, actuar contundentemente contra quien no lo respeta. O es que acaso interesa dejar pasar este tipo de actuaciones para justificar e impedirnos al resto el acceso por estos lugares??

El arroyo Bejarano y todo su entorno es uno de los lugares más destacados que tenemos en la sierra cordobesa, un lugar de un incalculable valor medioambiental e histórico, un rincón muy coqueto que sorprende gratamente a quienes nos visitan, un baluarte natural patrimonio de todos los cordobeses que tiene que ser respetado.

Como amante de la naturaleza, y como trabajador autónomo que, trata de ganarse la vida mostrando el encanto de la sierra de Córdoba, me ofrezco para colaborar en la realización de acciones dirigidas a terminar con este atentado medioambiental, y contra este atropello

a los derechos de quienes saben respetar y valorar la naturaleza.

Manuel Cuestas Gutiérrez

Etiquetas
Publicado el
24 de agosto de 2014 - 03:09 h