Mayo se escapó...

Mayo se escapó... Otro mes más. Se acercan los calores y ya queda menos para que los Groenlandiers nos vayamos de vacaciones. En la lista de esta semana le pegamos un buen repaso a las principales novedades del mes. De Xoel a Muse. De Hot Chip a Incubus. Nos sumergimos en lo nuevo y siempre bueno de Nixon y alucinamos con Mac Demarco.  Los Planetas, Tame Impala Niño y Pistola...   Pero antes toca acordarnos brevemente de un revolucionario al que echaremos de mucho de menos. Vivan las vidas realmente vividas.

more

Los pequeños detalles.  A los Groenlandiers siempre nos gustaron los pequeños detalles, las personas cercanas y la buena música.

Mayo se escapó... Y se fue con él Manuel Molina. Buen fruto de mi generación, confieso que mis primeros contactos con el Flamenco llegaron  a través de la figura de Enrique Morente.

Morente, ese Granadino universal del que tanto hablaban los Planetas, y que  quiso rodearse de los Lagartija Nick para cantar en un mismo disco por García Lorca, el de Fuente Vaqueros; y por Cohen, el de todas partes. ¡Aleluya!

Andaluz y amante de los 70´s británicos y de su progresivo, era solo una cuestión de tiempo topar con Sevilla. y en Sevilla con Triana. Triana, y todo lo relacionado con el rock andaluz y el sello Gong. "Buena o regular es nuestra música y no la suya". Grande Ricardo Pachón.· Música de su tiempo hecha aquí. Música con raíces.

Manuel Molina fue guitarrista de los Smash.  García Pelayo, padre de la criatura, le había convencido para  unirse al grupo a cambio de sacarle de la mili; y fue precisamente durante los cincuenta minutos que duró el vuelo que le traía de regreso a Sevilla, mientras escuchaba una de las canciones en inglés en la que estaban trabajando sus compañeros, cuando se dio cuenta de que el ritmo encajaba perfectamente con el palo flamenco del garrotín. Hecho. García Pelayo ya tenía su hit.  (...)

El pasado dieciocho de mayo Lole Montoya acudió a la capilla ardiente de su expareja sentimental y artística Manuel Molina. Juntos, Lole y Manuel.

Manuel Molina, ese que explicaba  a los puristas que como iba a tocar la guitarra igual que su padre  habiendo escuchado él   a Janis Joplin y Jimmi Hendrix,  o el mismísimo Blanco de los Beatles; y Lole Montoya, esa que se rebeló contra el desamor  y la tristeza del flamenco tradicional.  Por qué tenía que hablar el flamenco de sufrimiento.  Ella quería cantarle a la vida, al sol, a la luna, al romero verde…

Lole y Manuel, esos que "confundieron"  a los puristas y se adelantaron 3 años al nuevo al nuevo flamenco de la Leyenda del Tiempo.

Pequeños detalles como el de una camisa blanca entre tanto luto.Todo es de color Lole. Manuel lo sabía. "Que nadie vaya a llorar el día de mi muerte".  En su último adiós Lole cantó a Manuel  vestida de blanco. De blanco amor. Ese amor por la vida que ambos compartían.  Se  escapó Mayo, sí.  Que grite la flor y que se calle el cardo.

https://open.spotify.com/user/groenlandiers/playlist/2lrO21lQCLKtJdtOuQvF5p

Etiquetas
Publicado el
1 de junio de 2015 - 13:38 h
stats