Hoy, poesía: Dos sonetos feriados

I.- Siempre así

Un enano, la barbuda y una sierpe

se hacinan al final de la barraca

haciendo todos tal lío de pajarraca

que enmudecen a la misma Euterpe.

Siempre así es la misma mala suerte

del cliché rociero y burda matraca

que en los oídos estalla cual traca

hasta acústica náusea y muerte.

¿Qué encasillado decide la banda

sonora de tal simulacro de fiesta?

¿Un sevillano, un jerezano baranda?

Voy a darles a todos cierta respuesta

a eso que la pregunta demanda:

borregos ya semos, como en la Mesta.

II.- Pipí

Cruza el páramo por el sol bruñido

un centauro, de su grupa una gitana

que cabecea excesivo rebujito

esperando un río mudado en palangana.

Áurea la urea es el templado vertido

que fluyendo porque le da la gana

acaba en ribera con gesto contrito

ajeno al primer albur de la mañana.

Alivio muestra un rostro de chiquilla

encajados los tobillos en el fango

casi genuflexa, diríase en cuclilla

dispuesta a que el Betis colaborando

navegue pronto el jugo hasta Sevilla

que el meandro ha convertido en meando.

Etiquetas
Publicado el
25 de mayo de 2014 - 03:00 h