Yaiza, la árbitra más joven de España

Con solo 13 años, la cordobesa dirigió este fin de semana su primer partido oficial en la Liga Prebenjamín de fútbol

"Papá, quiero ser árbitra de fútbol". A Yaiza Roig Leiva se le metió en la cabeza un desafío singular. Su familia comprobó pronto que no era un simple capricho. Después de realizar un curso de tres meses, con pruebas teóricas y físicas, esta joven cordobesa de solo 13 años se puso el uniforme de árbitra este fin de semana en el campo de La Asomadilla. "Era un manojo de nervios, algo totalmente normal, pero al final disfrutó de la experiencia", relata Pedro Benítez, delegado provincial del Colegio Andaluz de Árbitros, que estuvo en el escenario de unos hechos inéditos. "Creemos que puede ser la más joven de España", dice el mandatario, que se declara "encantado" con la disposición de esta chica que "desde el primer momento nos sorprendió: quiere ser árbitra". "De hecho, sacó el curso con unas notas excelentes", explica Benítez, que acudió a La Asomadilla junto a algunos familiares de Yaiza. "Quisimos estar todos con ella en este momento. Su padre no está vinculado al fútbol, por eso nos sorprende aún más la determinación de esta chica por entrar en el mundo del arbitraje", dice el delegado.

No es frecuente encontrar a mujeres arbitrando partidos de fútbol. Las árbitras -éste es el femenino de "el árbitro", según las normas recomendadas de la Real Academia- van poco a poco entrando en el panorama local. Ya son ocho en la delegación de Córdoba. "Hasta hace poco sólo teníamos a Alba, pero ya tenemos un grupo importante y eso nos enorgullece", señala Pedro Benítez, que espera que Yaiza "siga progresando y dando pasos en este mundo tan bonito del arbitraje". Ahora mismo es la más joven del colectivo junto a otro chico, también de 13 años, que ingresó tras el último curso.

El partido Deportivo Córdoba-Los Califas, de Segunda Andaluza Prebenjamín, será recordado siempre por Yaiza Roig. La joven tuvo un papel muy notable. "Se la comían los nervios, pero estuvo en su sitio y muy bien", dice Benítez, que admite que en los prolegómenos del partido hablaron con los entrenadores y con los padres de los niños que jugaban, sólo unos años más pequeños que quien estaba encargada de impartir justicia en el campo. "Todos colaboraron y la experiencia fue muy buena. No podemos olvidar que estamos hablando de deporte formativo, donde todos estamos aprendiendo. Los futbolistas aprenden a jugar y el árbitro aprende a dirigir. Eso hay que entenderlo para no caer en esas situaciones tan desagradables que todos conocemos por desgracia", indica Benítez. A la conclusión del partido, Yaiza realizó los trámites habituales de cumplimentar el acta. "Ahí ya la dejamos sola", cuenta el delegado. A partir de ahora, Yaiza está a disposición de la Delegación de Córdoba para dirigir los encuentros que se le asignen cada fin de semana. "Iremos poco a poco, con encuentros de las divisiones más pequeñas. A Yaiza hay que cuidarla", dice.

Las vocaciones arbitrales no han bajado en los últimos tiempos. De hecho, en la Delegación de Córdoba hay overbooking. "Se presentaron 73 solicitudes para entrar en el último curso y cogimos a 25", explica Benítez. "Se vive un ambiente deportivo y sano, con mucha camaradería. Ejercer como árbitro aporta una formación y una madurez importante para los jóvenes", recalca Pedro Benítez.

Etiquetas
Publicado el
9 de noviembre de 2015 - 12:25 h
stats