Cuestión de género

 

"Se hacen presupuestos muy masculinizados

(Claudia Zafra. Ex adjunta al Defensor del Pueblo Andaluz)

Hay adjetivos que están a caballo entre la estupidez y la genialidad. De tal forma que si los lee usted por la mañana le encienden una parte de la realidad que hasta ese momento tenía en penumbra y si los lee por la tarde se le funden los plomos. Hemos examinado este teorema durante semanas y aún no sabemos si nos enciende la luz o nos apaga el ánimo. Y es muy probable que no lleguemos a una conclusión definitiva en lo que queda de milenio.

Veamos. Hemos visto adjetivar presupuestos con todo tipo de atributos. Presupuestos restrictivos, presupuestos reactivos, presupuestos sociales, presupuestos estimulantes, presupuestos impopulares, presupuestos austeros, presupuestos expansivos, presupuestos lacerantes, presupuestos regresivos, incluso antipresupuestos, que es lo que estamos padeciendo sin solución de continuidad en las últimas fechas. El de arriba, por tanto, es una clase de presupuesto que se nos hace inédito.

La autora del ingenio, la señora Zafra, describe los presupuestos masculinizados como aquellos que priman los grandes proyectos y no las pequeñas necesidades. Entendemos, por tanto, que, según esta versión, el varón es más proclive a tirar de testosterona a la hora de planificar las cuentas y la mujer se inclina por el pragmatismo. Desde ese punto de vista, podríamos decir que el Palacio del Sur es la obra cumbre de un macho alfa mientras que las pequeñas obras de barrio tienen un sello inequívocamente femenino.

Estupidez o genialidad, desde que la señora Zafra formuló su teorema nos cuesta salir a la calle sin fijarnos en la sexualidad de la planificación urbana. Que alguien nos socorre.

Etiquetas
Publicado el
16 de noviembre de 2013 - 01:34 h