La UCO desarrolla un modelo de Inteligencia Artificial que predice la calidad estética de piezas de madera

El investigador Víctor Vargas, miembro del grupo Ayrna de la UCO y primer autor del artículo, frente al ordenador.

El grupo de investigación Ayrna de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Córdoba (UCO) ha desarrollado un nuevo modelo de aprendizaje automático, con Inteligencia Artificial, capaz de predecir distintos niveles de calidad estética de piezas de madera. Concretamente, se trata de fragmentos provenientes de la culata de rifles, a petición de una empresa italiana fabricante del sector que pretendía automatizar un proceso, como es el control de la calidad, reduciendo los tiempos.

Según destacan desde el citado grupo, el proceso, más allá de todo el entramado computacional, podría resumirse de la siguiente forma: a cada pieza de madera se le realizan dos fotografías, anterior y posteriormente, y el personal especializado le asigna a dichas imágenes distintos niveles de calidad estética.

Posteriormente, “el algoritmo, ya entrenado y una vez procesadas más de 4.000 fotografías, aprende el criterio humano para, esta vez, ya por sí mismo, emitir un dictamen sobre la calidad del producto”. Así es como funcionan las denominadas redes neuronales convolucionales, métodos de Inteligencia Artificial preparados para procesar cantidades masivas de información y que enseñan a las computadoras a procesar datos inspirándose en la manera en la que lo haría el cerebro humano.

Se trata de “una metodología novedosa y un enfoque avanzado”, explica Víctor Vargas, primer autor de la investigación, dado que “el sistema es capaz de establecer cuatro grandes grupos jerárquicos de calidad y, a su vez, cada uno de estos grupos está integrado por distintos subniveles, lo que aumenta la complejidad del problema y genera una mayor riqueza y exactitud en las predicciones”, subraya el investigador.

Al respecto, el catedrático Emérito de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad de Córdoba César Hervás apunta que “si bien este sistema ha sido aplicado a un caso concreto, los resultados abren la puerta a que pueda ser utilizado en distintos productos para automatizar aspectos como el control de calidad a partir de imágenes”.

En definitiva, tal y como concluye el investigador Pedro Antonio Gutiérrez, “supone un paso más dentro de la denominada industria 4.0 o cuarta revolución industrial, en la que la robótica, la Inteligencia Artificial y la automatización jugarían un papel clave en los procesos de producción”.

Etiquetas
stats