Expertos de Quirónsalud señalan al dignóstico precoz como la mejor acción contra el cáncer de mama

Una paciente del Hospital Quirónsalud Córdoba se somete a una mamografía.

El doctor Balbino Povedano, uno de los jefes de servicio, junto al doctor José Enrique Povedano, de Ginecología y Obstetricia del Hospital Quirónsalud Córdoba, ha señalado que el pronóstico del cáncer de mama es “excelente en estadios tempranos, por lo que es fundamental insistir en la importancia del diagnóstico precoz”.

Según ha informado el propio Hospital Quironsalud en una nota, el doctor Balbino Povedano ha afirmado, con motivo de la celebración este miércoles del Día Internacional contra el Cáncer de Mama, que el diagnóstico precoz es la pieza “fundamental para aumentar la supervivencia en el cáncer de mama, junto a los avances en la investigación y los tratamientos personalizados”.

El cáncer de mama es el más frecuente en la mujer. En España se diagnosticaron 34.333 nuevos cánceres de mama en 2021, según datos de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), habiéndose establecido que aproximadamente una de cada ocho mujeres desarrollará un cáncer de mama, por múltiples causas, que obedecen a factores genéticos y ambientales. Entre un cinco y un diez por ciento de los cánceres de mama son de carácter hereditario y, aunque es muy poco frecuente, la población masculina también puede padecer cáncer de mama, casi siempre en relación con factores genéticos.

En el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama intervienen distintas especialidades, siendo en términos generales la ginecología el primer eslabón de la cadena, recomendando y solicitando a las pacientes mamografías periódicas, fundamentales para el diagnóstico precoz. El radiólogo experto en mama establece el diagnóstico de sospecha y su confirmación mediante biopsia guiada por pruebas de imagen.

El tratamiento quirúrgico es realizado por cirujanos especializados, siendo posible en la mayoría de los casos realizar cirugía conservadora sin precisar extirpación completa de la mama. Finalmente, a los oncólogos corresponde el seguimiento de las pacientes y la terapia adyuvante, cuando es necesaria.

Por su parte, el doctor Guillermo Bascuñana, cirujano general de la Unidad Integral de Mama, ha explicado que el tratamiento quirúrgico del cáncer de mama elimina la enfermedad local en mama y axila, y en un 80 por ciento de los casos conservarán la mama y se evitarán vaciamientos axilares mediante la biopsia selectiva de los ganglios axilares.

La utilización de técnicas quirúrgicas de cirugía plástica en el tratamiento quirúrgico de este cáncer permite conservar la mama aun con tumores de hasta 50 milímetros o que afectan al pezón sin dejar deformidades, permitiendo aumentar las cirugías conservadoras de la mama.

El doctor Bascuñana ha añadido que las pacientes a las que se les tenga que realizar una mastectomía tienen la posibilidad, si son menores de 65 años y no hay indicación de radioterapia externa, de poder ser reconstruida su mama mediante una prótesis expansora y la posterior colocación de la prótesis definitiva y simetrizar con la mama sana.

Además, la introducción de las mallas dérmicas biológicas (piel sin la epidermis) permite colocar prótesis directas y conservar el complejo areola pezón, por lo que la reconstrucción inmediata se realiza en un solo acto, con la mínima pérdida de la imagen corporal de la mujer.

En este sentido, el doctor Bascuñana ha indicado que el futuro de la cirugía se centra en “seleccionar a las pacientes según su riesgo de padecer cáncer de mama o por antecedentes personales o familiares o por mutación de algún gen favorecedor de la aparición de esta enfermedad. Así a las pacientes con alto riesgo de padecer la enfermedad se le someterá a una mastectomía bilateral con reconstrucción inmediata, que es la cirugía denominada reductora de riesgo”.

Por su parte, la jefa del servicio de Oncología Médica del Hospital Quirónsalud Córdoba, María Jesús Rubio, ha resaltado que los resultados, gracias a la nuevas dianas terapéuticas en el tratamiento del cáncer de mama, suponen una “auténtica revolución en la medicina de precisión contra esta enfermedad, que marcan un antes y un después en su abordaje”.

La doctora Rubio ha señalado que entre el cinco y el diez por ciento de los tumores de mama son de carácter hereditario, por lo que en los casos en que así se sospeche -mujeres menores de 40 años, tumores triples negativos o con algún familiar que ha padecido cáncer de mama- es aconsejable realizar un estudio genético.

Este estudio permite conocer el riesgo de padecer cáncer de mama a lo largo de la vida, lo que da posibilidad de establecer medidas preventivas diferenciadas, así como poder recibir tratamiento dirigido a dichas mutaciones genéticas. Además, si se confirma que el tumor es hereditario, el estudio se realizaría también a familiares directos.

El panorama para las pacientes de cáncer de mama está cambiando, según ha indicado la doctora Rubio, ya que el conocimiento de la existencia de diferentes subtipos biológicos de cáncer de mama ha permitido el desarrollo de fármacos dirigidos a esas alternaciones moleculares, lo que ha llevado a la realización de una medicina de precisión mediante la utilización de tratamientos individualizados.

La supervivencia de las mujeres que padecen esta enfermedad ha mejorado mucho en las últimas décadas, por lo que es fundamental, según ha resaltado la doctora Rubio, realizar 'screening' en la población y que ante cualquier lesión las mujeres deben acudir al hospital para realizarse mamografía y todas las exploraciones que permitan diagnosticar la enfermedad y poder asegurar la mejor estrategia de tratamiento.

Por último, ha recordado que existen una serie de factores modificables para reducir la incidencia de este tumor, entre los que se encuentran la práctica de deporte y seguir hábitos de vida saludables, que han demostrado reducir la aparición de cánceres y, en caso de que se produzcan, una mayor supervivencia y calidad de vida.

Etiquetas
stats