Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
La portada de mañana Viernes, 14/06/2024

CSIF y CCOO exigen la reclasificación del colectivo de celadores de la sanidad pública

Imagen de archivo de una asamblea de CCOO con los celadores de Reina Sofía

Redacción Cordópolis

0

CSIF exige la reclasificación del colectivo de celadores de la sanidad pública y que se les pase al grupo profesional C2. Se trata de una reclamación con la que la central sindical insta a la Administración sanitaria andaluza a que se le otorgue un mayor reconocimiento social y profesional al trabajo diario de los celadores, ya que lamentablemente aún no se les considera como personal sanitario.

Coincidiendo con la celebración del Día del Celador y de la Celadora, que se conmemora hoy, la central sindical reclama mayor visibilidad para un colectivo indispensable en el buen funcionamiento de la sanidad pública en cualquier proceso asistencial, a pesar de no ser tan valorado como otras categorías profesionales como médicos y enfermería, informa el sindicato.

Los celadores, que suman cerca de 500 profesionales en la sanidad pública cordobesa, son los encargados del traslado y movilización de usuarios y pacientes, documentación y materiales en los centros sanitarios. CSIF critica que pese a ser un colectivo profesional indispensable y tan presente en cualquier proceso asistencia, es uno de los que ha sufrido más recortes en los últimos años.

En este sentido, el Sector de Sanidad del sindicato demanda una oferta de empleo acorde a las necesidades reales de las plantillas, tanto en Atención Primaria como en hospitales. A juicio de la central sindical, es necesario una revisión de sus competencias y la creación de un Módulo de Grado Medio de Formación Profesional, dentro de la familia profesional sanitaria, que supondría la posibilidad de poder pasar al Grupo C1 según el artículo 76 del Estatuto Básico del Empleado Público.

Las funciones de los celadores vienen recogidas en el artículo 14 del Estatuto de Personal No Sanitario al servicio de las Instituciones Sanitarias de la Seguridad Social del año 1971. Para CSIF, después de más de 50 años, estas funciones se encuentran desfasadas y no se corresponden con la realidad ni con la necesidad asistencial en los centros del SAS.

Dichas funciones preconstitucionales están obsoletas y, de hecho, en ellas se refleja que la figura del celador recae en el hombre, si bien en la actualidad el número de celadoras supera al de celadores, por lo que dichas funciones necesitan urgentemente una actualización.

El colectivo también reivindica la mejora en la evaluación de puestos de trabajo según la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, tanto por el incremento de las cargas, como por los riesgos de seguridad y biológicos, en una profesión con una de las mayores tasas de lesiones músculo-esqueléticas y que precisa de herramientas de trabajo ergonómicas que faciliten la prevención de este tipo de daños.

En este sentido, y mientras se lleva a cabo la creación de una nueva formación adaptada a la realidad del sistema, el sindicato solicita la realización de Procedimientos de Trabajo Seguro, cuya finalidad sea la de evitar la exposición a distintos riesgos durante el desempeño de su labor asistencial.

Además, CSIF exige un mejor reparto de incentivos y complementos que reconozca la penosidad asociada con las labores de esta categoría profesional y reclama un salario digno y unos complementos menos discriminatorios, especialmente en lo referente a la carrera profesional.

En la misma línea, El Sindicato de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Córdoba reclama a las autoridades sanitarias y educativas acciones inmediatas que incluyan cambios en la normativa laboral de estos y estas profesionales y, a nivel educativo, para que se le reconozca una titulación sanitaria propia, para así poner en valor a este colectivo, visibilizar su trabajo y que se le reconozca su labor diaria, que cada vez tiene que ser más especializada en los distintos servicios que desempeñan sus tareas y funciones. Una especialización y cualificación que tienen que asumir por su cuenta a base del trabajo diario y que cada vez requiere de más conocimientos específicos para trabajar en los servicios de UCI, quirófanos, pediatría, oncología, radiología, laboratorios, radioterapia, trasplantes, consultas externas, salud mental, entre otros, sin olvidar la gran labor que se realiza en plantas de hospitalización, donde proporcionan unos cuidados y una atención cada vez más cualificados e imprescindibles para el bienestar de los pacientes ingresados.

CCOO informa que el sindicato trabaja en la reivindicación formativa del colectivo. Así, se ha trasladado la propuesta de CCOO al Instituto Nacional de Cualificaciones Profesionales y al Ministerio de Sanidad para que se reconozca las competencias profesionales del personal Celador con un nivel 2 de cualificación y que se englobe en la familia de la rama sanitaria, lo cual además permitiría su reclasificación profesional en un nivel superior en el Grupo C2.

Miguel Yuste, celador del Hospital Universitario Reina Sofia y delegado de CCOO, reivindica para los más de 600 celadores y celadoras que trabajan en los centros sanitarios del SAS de Córdoba y los y las al menos 100 profesionales de los centros sanitarios privados de la provincia un reconocimiento como profesión sanitaria puesto que al menos el 95% de este colectivo lo hace en actividades de atención a pacientes y usuarios de la sanidad y, el resto en tareas de personal de gestión y servicios, lo que hace necesario que se reconozca una cualificación profesional de nivel 2 acorde con las tareas sanitarias, lo cual permita avanzar en el reconocimiento formativo y, además, recibir unas retribuciones justas, reales y acordes con el trabajo que realmente realiza y no por una normativa desfasada en más de 52 años.

Las funciones y cuidados que realiza el colectivo ha seguido una evolución constante a lo largo de los años pero, sin embargo, se encuentran totalmente ignoradas y poco reconocidas por la Administración Sanitaría y Educativa. “Son muchos los años que llevamos reivindicando un verdadero encuadramiento de la formación y de su reconocimiento laboral, ya que sus funciones son claramente de un nivel sanitario que es superior al que la obsoleta, pero en vigor, Orden de 5 de julio de 1971, del Ministerio de Trabajo, por la que se aprueba el Estatuto de Personal no Sanitario al Servicio de las Instituciones Sanitarias de la Seguridad Social (BOE Nº 174, de fecha 22 del mismo mes), por lo que desde CCOO continuamos exigiendo en los ámbitos correspondientes el desarrollo normativo que permita encuadrar al personal Celador en el Grupo C2”, mantiene Yuste

CCOO finaliza dando las gracias a todo el colectivo de celadores por su buen hacer e imprescindible labor en todos los centros sanitarios

Etiquetas
stats