Vox vuelve a calentar la precampaña abarrotando el Palacio de Congresos

Mitin de Vox en el Palacio de Congresos | ALEX GALLEGOS

El 9 de abril de este año, en plena precampaña, Santiago Abascal llegaba a Córdoba en la cima del tsunami electoral que supuso la entrada de Vox en el Parlamento Andaluz unos meses antes. Entonces lograba convocar a miles de personas a un mitin de su formación y provocar colas que, desde el Palacio de Congresos, llegaban hasta el Burger King junto a la Mezquita-Catedral.

Este miércoles 16 de octubre, otra vez precampaña, se ha intentado repetir la machada. Y se puede decir que Abascal ha vuelto a llenar la plaza. No ha sido tan espectacular como en abril puesto que al habilitar el patio de entrada, los simpatizantes y militantes han encontrado acomodo en el interior del Palacio de Congresos y ello ha privado al partido de derecha populista de lograr una foto tan triunfalista como la del pasado abril.

Aquel día, Abascal salió a la calle megáfono en mano a dirigirse a los cientos de personas que se quedaron en la puerta, regalando así una potente estampa a sus simpatizantes y a sus enemigos -que la usaron para justificar la campaña del miedo a la entrada de Vox en el Parlamento-. No obstante, el acto triunfal tuvo su reverso y acabó pesando un poco al inflar las expectativas del partido en Córdoba, que la noche electoral celebró como si estuviera en un velatorio -lo ha recordado el diputado José Ramírez del Río- la hazaña histórica de haber conseguido un diputado nacional por Córdoba.

En cualquier caso, Abascal ha vuelto a uno de los sitios donde se sintió querido, parafraseando la canción de Chavela Vargas -quien dada su orientación sexual y su mensaje feminista no tendría cabida este miércoles en su acto-. Lo ha hecho con la épica estética habitual, regando los minutos previos de canciones como El novio de la muerte, el himno de la Guardia Civil o el Que viva España de Manolo Escobar.

Así, mientras los altavoces escupían canción española, Abascal se paseaba por el Palacio de Congresos saludando al público congregado en los patios. Lo hacía, como en abril, megáfono en mano, con una amplia sonrisa y dándose un nuevo baño de masas en Córdoba.

De hecho, el presidente de Vox en Córdoba y portavoz parlamentario andaluz, Alejandro Hernández, ha sacado pecho con la respuesta que Córdoba da a cada visita que hace Abascal a la ciudad y ha recordado el lleno que tuvo hace un año antes de las elecciones andaluzas cuando, sin que nadie lo esperara, abarrotara el Hotel Ayre.

Hernández y Ramírez del Río han precedido en el uso de la palabra a Abascal, que reconocía nada más empezar su discurso que era "muy emocionante" volver a Córdoba. Aunque, evidentemente, de lo primero que ha hablado ha sido de Cataluña. "¡Puigdemont, a prisión!", le ha cantado alguien entre el público, a lo que ha contestado: "Y Torra. A prisión y muy rápido". La primera, pero no la última puya al presidente de la Generalitat, ya que a mitad de discurso ha insistido en dos ocasiones: "Torra tiene que dormir esta noche en prisión".

Así comenzaba el discurso del líder de Vox, que se mostraba muy preocupado por las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado que están trabajando en Cataluña y a quienes, según él, "no les dejan" usar material para combatir a "la canalla independentista" que "les tira ácido" y "adoquines". Ante esta situación de presunta indefensión, Abascal ha culpado directamente al presidente del Gobierno en funciones: "Pedro Sánchez, tú eres el responsable de lo que les ocurra".

De hecho, le ha pedido a Sánchez que "vaya a la arena y sea él quien defienda España" en Cataluña. "Sal de tu guarida y pelea tú, pero no lleves a nuestros hombres a los pies de los caballos a jugarse el tipo", ha espetado al presidente del Gobierno. Y si el ejecutivo se ha llevado su reprimenda por la gestión del problema catalán, el poder judicial también ha recibido lo suyo.

En este sentido, el líder de Vox ha considerado que la sentencia emitida por el Tribunal Supremo es "blandita" y las penas se han dictado "en consonancia con lo que quería el abogado del Estado, el abogado de Pedro Sánchez". "Cuando el PSOE gobierna en España, los jueces tienen miedo, los fiscales tienen miedo, los policías tienen miedo a defenderse en la calle", ha continuado el candidato de Vox a la Presidencia del Gobierno, que además ha hilado esta sentencia con la que permite la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco.

"A los muertos se les respeta", ha pedido Abascal, indicando que los tribunales "no defienden los derechos de los españoles" y presentando a su partido como el único que "aunque las acata, también va a criticar" las sentencias si no les gustan. De hecho, ha criticado a PP y a Ciudadanos precisamente por cómo han acatado las citadas sentencias y ha rematado que ambos partidos "no se diferencian del PSOE".

"Son el tricentrito. Falso, porque Sánchez es de extrema izquierda", ha dicho el líder de Vox, que ha asegurado que hoy por hoy Vox "es la única fuerza de derechas que puede asegurar que no dará su apoyo al PSOE", al que además ha agradecido que este miércoles no le haya llamado a él entre los líderes citados para abordar la situación de Cataluña.

Así, Abascal ha ido dibujando de nuevo a su partido como la auténtica fuerza de la derecha en tiempos de búsqueda del centro, espoleado por los aplausos de sus simpatizantes, que se han mostrado encantados, al igual de Abascal, de la segunda oportunidad que se le ha brindado en estas elecciones generales repetidas.

Etiquetas
Publicado el
16 de octubre de 2019 - 23:08 h
stats