Vox, de fiesta: "La reconquista de España empieza por Andalucía"

Militantes de Vox celebrando los resultados | ÁLEX GALLEGOS

Acercarse este domingo por la noche al salón que la Taberna Plateros de María Auxiladora tiene en la calle Queso de Córdoba implicaba un verdadero riesgo de ser abrazado y hasta besado por quienes allí estaban. Los gestos de cariño provenían de los exultantes miembros de Vox, el partido de extrema derecha que ha pasado de ser solo tres letras residuales a quien nadie hacía mucho caso, a convertirse en el puñal que puede poner fin a 36 años de gobiernos del PSOE en Andalucía.

A las 22:15, desde la calle de acceso ya se escuchaban unos tremendos gritos de barítono que avisaban de una cifra mágica: ¡12!. Esos eran los parlamentarios que el recuento con más del 83% de los votos escrutados daba para la formación liderada por Santiago Abascal. La cifra supone un tremendo gancho de derecha, directo a la mandíbula de los partidos de izquierda. Con sus escaños, los conservadores de PP, Ciudadanos y Vox suman mayoría absoluta y pueden gobernar la Junta de Andalucía por encima de los parlamentarios del PSOE y Adelante Andalucía (IU y Podemos).

Rafael Saco, vicepresidente de Vox en Córdoba, no ocultaba ni su alegría ni su asombro por estos resultados. Nadie lo hacía, de hecho. Mientras el vicepresidente daba la bienvenida al goteo incesante de apoderados y simpatizantes, las exclamaciones de alegría y asombro solo eran interrumpidas por algún ¡viva España, coño!. "Hemos logrado un parlamentario por la provincia pero no lo dábamos por hecho. Es una alegría enorme", explica Saco, recordando que la formación apenas tenía 40 afiliados hace un año y ya ha superado los 300.

Para Saco, ha habido un momento clave a partir del cual la gente se ha acercado mucho más al partido. "Fue el acto de nuestro presidente en el pabellón de Vistalegre, en Madrid. Desde entonces, se han presentado muchos para apoyarnos y a decirnos que querían trabajar con nosotros", apunta. ¿Y quiénes son? "Pues hay muchos profesionales liberales y empresarios. También funcionarios y gente de todo tipo. La mayoría no venimos del mundo de la política pero es verdad que hay gente que procede del Partido Popular", prosigue.

Para el vicepresidente, este heterogéneo grupo de seguidores en crecimiento se siente atraído "por un discurso que no hemos cambiado ni un ápice en cinco años". Un discurso cuyo mensaje de extrema derecha ha sido calificado de homófobo, racista y fascista. "Ante esto digo lo mismo que dijo nuestro presidente Abascal: no vamos a perder más el tiempo respondiendo a estos ataques", defiende. Lo que sí tiene claro el vicepresidente local de la formación es que el partido no va a cambiar "ni un ápice sus principios a la hora de negociar con otras formaciones", en clara alusión a un posible pacto de gobierno con PP y Ciudadanos.

Pasan los minutos y cada vez llega más gente. En el salón empieza un tímido ondear de banderas nacionales que irá aumentando al mismo ritmo que las cervezas y los refrescos sobre las mesas. En un momento dado, todo se para para gritar varios vivas a España. Después, suenan los compases de la Marcha Real y luego todos rompen a aplaudir. Sigue la fiesta.

Fuera, Alejandro López del Moral, responsable local de campaña, desvela algunas de las claves del éxito del partido. "Sobre todo ha sido un trabajo muy fuerte en las redes sociales y en las mesas informativas, ubicadas en los barrios. Ten en cuenta que apenas hemos tenido recursos para estas dos semanas", reconoce.

Los resultados que los apoderados empiezan a trasladarle de las mesas electorales le han deparado algunas sorpresas. "Tenemos buenos datos en barrios como Sector Sur, Figueroa o Guadalquivir, con fuerte presencia de la izquierda. Tenemos votantes que vienen de Podemos y del PSOE pero que ya están hartos", destaca. "Está claro que vamos a conseguir la reconquista de España y que ésta empieza por Andalucía", termina.

Etiquetas
Publicado el
3 de diciembre de 2018 - 00:23 h
stats