Aprendices de Manolo Sanlúcar

David Carmona & Santiago Lara, La Fuente Tributo a Manolo Sanlúcar

0

La forma más honda de amar es la admiración. Y la admiración bebió este martes de la inspiración, nutriéndose de la fuente que llevó por nombre Manolo Sanlúcar. David Carmona y Santiago Lara han sido aprendices del maestro. Él sentó, y así lo confirmaron, las bases para su composición. Al final, el alumno traza a su manera los caminos del maestro y a veces hasta lo supera.. Pero no fue este el caso.

Lo intentaron, eso sí. Sobre unas tablas tintadas de azul, David Carmona inició este tributo a su maestro con una pieza por taranta muy bien ejecutada, donde destacó la importancia de los silencios, momentos irremplazables que dotan de cuerpo a este palo. Le siguió un solo por soleá, en el que sacó a relucir sus rasgueos que acompañaban a melodías simples, a la par que efectivas. Preludio del cante, sus bulerías del mixolidio, de su disco Un sueño de locura, un curioso título basado en el modo mixolidio de origen griego y reminiscencia clara de Sanlúcar, que se vio acompañado por un compás deslumbrante a manos de las palmas de Los Mellis de Huelva. 

El cante, y más si cabe, el cante a compás, tiene muchas más limitaciones que la guitarra. Este hecho fue perceptible en las alegrías cantadas por Carmen Molina, donde una excesiva experimentación en la métrica, además de una letra con poco trasfondo, hicieron que no brillara el toque. De igual manera ocurrió en la siguiente interpretación por soleá, compuesta en Re sostenido. En definitiva, un cúmulo de sonidos de excesiva complejidad difíciles de comprender y asimilar.

La segunda parte de este concierto fue llevada a cabo por Santiago Lara, quien prosiguiendo con el modus operandi de la primera, interpretó dos toques como solista. En primer lugar, Oración, una composición por rondeña del disco Tauromagia, del maestro al que se le rinde culto en este tributo. En segundo lugar, una composición de Lara por soleá evocó la profundidad del compás de amalgama.  

Con la incorporación de su cuadro, el cual discernió de de David Carmona, procedió a interpretar unas alegrías acompañado del teclado de José Amosa, teniendo como resultado una interesante y divergente mezcla sonora. Destacó su pieza por seguiriyas, llena de solera con impactantes cierres. Para finalizar su intervención como solista, nos deleitó con una composición de su nuevo disco, Sentimientos nuevos, una obra por bulerías titulada Concuerda

El punto y final de esta jornada debía seguir llevando el nombre de Manolo. Y, por este motivo, ambos guitarristas interpretaron Maestranza, de Tauromagia, disco clave en la producción artística de Manolo Sanlúcar, por el que siempre será recordado.

La forma más honda de amar es la admiración y, en su estado más puro, se encuentra la admiración a un maestro. La inspiración brilló una vez más en esta 40ª edición del Festival de la Guitarra de Córdoba.

Etiquetas
Publicado el
14 de julio de 2021 - 08:53 h
stats