Ciudadanos ante el dilema de facilitar el gobierno de la lista más votada

Isabel Albás | ÁLEX GALLEGOS

Desde hace varios meses, tiene Ciudadanos sumidos en el desconcierto a gran parte de sus rivales políticos en Córdoba. Y no se trata de esa indefinición ideológica que a menudo se le atribuye, sino del misterio que supone para los partidos de izquierda y derecha, pero especialmente para los tradicionales, el saldo positivo que tiene el partido naranja entre su capacidad de convocatoria durante la campaña -en la que predominan actos pequeños y mítines a medio gas y sin aspavientos- y los excelentes resultados que ha cosechado las dos últimas veces que se han puesto las urnas en Córdoba capital.

Y para ello basta con mirar los números: En las últimas andaluzas, Ciudadanos fue segunda fuerza con 32.006 votos. Apenas 4 meses después, fue tercera en las generales, pero con 36.529 apoyos, apenas a 3.000 de la fuerza hegemónica de la derecha, el Partido Popular. Los números hablan más claro de lo que sueña Ciudadanos para sus líderes en Córdoba y hacen sonreír a su candidata a la Alcaldía, Isabel Albás, una "mañica" cordobesa de voz ronca y trato cercano, que trata de posicionarse claramente como la llave del futuro gobierno de la ciudad.

"Todos los partidos políticos quieren venirse al centro porque es donde mejor se está", repite la candidata. Tarda apenas unos minutos en posicionarse en una entrevista con CORDÓPOLIS en un bar de María la Judía, barrio donde reside esta zaragozana que se reconoce enamorada de la ciudad en la que vive con su marido y sus hijos desde hace 14 años.

El centro, efectivamente, se ha reivindicado en las últimas generales y Ciudadanos, que hizo una campaña escorada a la derecha, está peleando ahora por posicionarse a la izquierda del PP y a la derecha del PSOE. En Córdoba, durante el último mandato, su número 2, David Dorado, ha peleado por colocar a la formación y sus dos únicos concejales en el mismo lugar, aunque en Ciudadanos son conscientes, y así lo dicen, que las cosas no van a ser iguales durante los cuatro siguientes.

Evidentemente, estar en medio tiene ventajas y desventajas. La principal es elegir donde están las mejores vistas. Así que, en Ciudadanos, ya están pensando en lo que vendrá el 27 de mayo, el día después de las elecciones. Albás también. Claro está, como todos los candidatos, se ve ganadora de los comicios y no como simple llave de gobierno. Pero aún así, el dilema es el mismo: ¿Dónde están las mejores vistas?

Abstención en una investidura "si es por el interés de Córdoba y los cordobeses"

PREGUNTA. Si usted gana las elecciones o tiene posibilidades de ser alcaldesa, ¿en quién le gustaría apoyarse? ¿Con quién cree que tiene más puntos en común?

RESPUESTA. Yo pido una oportunidad a los cordobeses. Aquí no se trata de con quién tengo más puntos en común o no. Aquí de lo que se trata es de Córdoba. ¿Entonces quién quiere sumar por Córdoba? El que quiera sumar de verdad, que venga.

P. Usted sabe que no hay un solo candidato que, desde ideas distintas, quiera lo mejor para Córdoba. Yo le pregunto con quién quiere sumar usted. El tiempo de las mayorías absolutas ha pasado, es el tiempo del pacto. Dígale usted a los votantes a lo que se van a atener cuando la voten a usted.

R. Con el que quiera sumar en Córdoba. Con el que quiera poner los intereses de Córdoba en el centro. A día de hoy, y usted lo sabe, todos los partidos políticos quieren venirse al centro porque es donde mejor se está. Con lo cual, tanto si los de izquierdas como los de derechas quieren sumar por Córdoba fenomenal. Yo propongo un pacto, blindar Córdoba a una generación vista para que, dentro de cuatro años, ese proyecto siga. Si alguien propone algo que reste Córdoba, no lo quiero ni en pintura.

P. ¿Hay alguien que le haya dado esa impresión hasta ahora?

R. No.

P. ¿Se abstendría usted para que gobernara la lista más votada y no hubiera que andar dando rodeos? ¿Facilitará usted la investidura de la lista más votada, dado que, según usted, nadie parece que quiera restar en Córdoba?

R. Si es por el interés de Córdoba y los cordobeses, sí. Si es por el perjuicio de Córdoba y los cordobeses no.

Albás intenta huir del perfil político y presentarse como un miembro de la sociedad civil, aunque en estos cinco años -los que lleva en Ciudadanos desde que la fichó el anterior coordinador provincial José Luis Vilches- ha aprendido a dar capotazos a izquierda y a derecha. La entrevista se realiza apenas unas horas antes de que asista a su último pleno en el Parlamento Andaluz, donde ha ejercido de diputada por Córdoba, y también un par de días antes de que se conozca que los nuevos cargos de la Junta cobran unos 1.200 euros al año más que con el anterior gobierno, una cuestión sobre la que no se le podrá preguntar.

También se produce antes de que de a conocer todo su programa. Al igual que todas las formaciones -a excepción del PSOE-, el programa de Ciudadanos se ha ido desmenuzando de titular en titular y los cordobeses no lo han tenido accesible hasta este viernes. Lo que sí se sabe desde hace semanas, porque ha sido un caballo de batalla, es que, al igual que Vox, Ciudadanos quiere una auditoría de gestión para la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), un organismo que cree que no está funcionando. "Pero es que no lo digo yo. Los cordobeses no están satisfechos con la Gerencia de Urbanismo. Los colegios profesionales se han quejado de ese funcionamiento lentísimo", aclara la candidata de la formación naranja, que se muestra tan dispuesta a contratar personal como a externalizar servicios.

Abaratar el suelo a empresas como Amazon

Más allá del empleo público que Ciudadanos entiende que se puede crear en la gerencia -y que tendrá que resolverse de acuerdo a la tasa de reposición-, Albás afirma que una de sus prioridades para Córdoba, a pesar de las limitadas competencias municipales, es la generación de puestos de trabajo en la ciudad.

Para ello, Ciudadanos apuesta principalmente por eliminar burocracia, reducir impuestos y facilitar a los emprendedores que puedan montar un negocio por vía telemática, a través del móvil, con la sola declaración responsable. "Yo he sido autónoma durante ocho años. No se pueden tardar meses para tener una licencia de apertura", recuerda.

P. Pero usted sabe que en la práctica muchos negocios ya empiezan a funcionar con la declaración responsable. Hay bares o comercios que lo solicitan y están funcionando y la licencia de apertura se lo dan incluso a los dos años. Que no digo que esté bien, pero da la sensación de que uno está dos años parado cuando no es así.

R. Yo conozco personalmente muchos casos que han querido llevar a cabo aquí apertura de hoteles, apertura de restaurantes de un cierto empaque y no pueden hacerlo. Porque una cosa es un comercio de cercanía, en el que la declaración responsable es más sencillo... Por eso hay que unificar criterios a la hora de poder abrir un negocio y ayudar y facilitar. Es importante también el suelo que tenemos en Córdoba y en la provincia.

P. Usted hablaba el otro día incluso de abaratarle el suelo a Amazon. ¿Por qué a Amazon se le pone el suelo barato y no a los empresarios y autónomos cordobeses?

R. Pero no es por Amazon. Amazon y las empresas fuertes y las industrias fuertes generan muchos empleos.

P. Y, seguro que usted lo sabe, Amazon también genera empleos basura y con condiciones laborales que han sido denunciadas en sus centros en España.

R. Es que hay que luchar contra esos empleos precarios. Y por eso nosotros a nivel nacional lo que defendemos es el contrato único para que no estemos condicionados con esos contratos temporales. Yo defiendo ese contrato único tanto como trabajadora que he sido, como empresaria que también he sido. He estado en los dos sitios.

"Yo sé que milagros no va a haber, pero me siguen demandando lo mismo"

Albás y Ciudadanos están basando parte de su campaña en denunciar todo lo que va mal en la ciudad y todo lo que ha fallado en los últimos cuatro años, e incluso en las últimas dos legislaturas. Huelga, por tanto, preguntar qué se ha hecho bien a la candidata. "No, a ver, no digo que se haya hecho todo mal, pero muchas de las cosas no se han hecho bien", señala la candidata, bordeando el eufemismo.

Cuando se le pide una sola medida que se haya hecho bien, la candidata resopla. "Al subirnos a esa ola económica que ha mejorado España, pues se ha bajado de un 28 a un 21% de paro. Bueno, ahora bien, todo tiene margen de mejora, porque ese 21% que tenemos en Córdoba, es superior a la media de otras capitales de provincia", responde. A pesar de la opinión de la candidata, en estos momentos el dato de desempleo en Córdoba no es superior al que en estos momentos presentan las ciudades de Málaga (22,91%), Sevilla (21,7%) y Granada (22,67%), si bien Albás recuerda que Córdoba cuenta con "tres de los barrios más desfavorecidos de España".

A este respecto, confiesa que tiene claro que el Ayuntamiento no ofrece curas milagrosas: "Yo sé que milagros no va a haber, pero es que cinco años después los vecinos me siguen demandando lo mismo", afirma con su particular voz rasgada. En este punto, una mujer que está sentada en el bar se dirige a ella para decirle que la piensa votar, y Albás sonríe y se lo agradece. Se nota que se va acostumbrando poco a poco a ello y que, tanto ella como la formación naranja, esperan un buen resultado para hacer lo más parecido a un milagro que puedan.

Antes de despedirse, la candidata insiste en algo que va repitiendo casi a diario: "Tenemos absolutamente todo en Córdoba. Lo único que nos falta es buena gestión. Una gestión sin ideología". Todo un giro al centro.

Etiquetas
stats