De vuelta a un feudo rival con aura hogareña

Josan, en segundo plano, en un amistoso ante ElPozo.

La competición debe continuar. Con pausas de por medio o sin ellas, el avance de las jornadas no da opción a tomarse ni un solo respiro. Más aún en la delicada situación en la que se encuentra el Córdoba Patrimonio de la Humanidad. En este sentido, después de aplazar su octavo encuentro de la temporada el pasado fin de semana por un positivo en las filas del BeSoccer UMA Antequera, el cuadro blanquiverde afronta un nuevo compromiso -que también tuvo que aplazarse en su día- en la cancha de ElPozo Murcia. Un adversario de mucho prestigio (aunque no anda precisamente en su mejor momento) pero de sobra conocido por un núcleo importante del equipo califa. En efecto, la visita al Palacio de los Deportes de Murcia será un reencuentro entre viejos amigos. 

De un tiempo a esta parte, la vinculación entre la entidad de José García Román y el cuadro charcutero ha sido notoria. No es de extrañar, dada la implicación que han tenido diversos jugadores cordobeses (Bebé y Andresito) en la época más reciente de ElPozo. Un vínculo que se inició con la marcha de Ismael López, en su día uno de los grandes proyectos de la cantera cordobesa, y actualmente en las filas del filial levantino. 

Eso sí, la piedra angular que une -sentimentalmente hablando- a ambos proyectos es Josan González. El técnico de Puente Genil se ha declarado en multitud de ocasiones que es un aficionado más de ElPozo. Y no es para menos, pues en su cuerpo técnico ha crecido como entrenador durante casi siete campañas. En las mismas ha dirigido siempre al segundo equipo charcutero, logrando dos títulos de liga en Segunda y siendo nombre mejor entrenador en la 2015-16. Además, ha trabajado mucho con las categorías inferiores, e incluso ha tenido cierto peso en el primer equipo.

Así, conoce a la perfección dicha cantera y su mano ha jugado un papel trascendental en la planificación reciente del club. De este modo, otros tres integrantes del Córdoba Patrimonio cuentan con pasado murciano. Uno de ellos llegó antes incluso que Josan. Así es, el japonés Shimizu firmó unos meses antes del cambio de entrenador, aunque ha sido de la mano del pontano cuando se ha asentado definitivamente como una pieza diferencial. En ElPozo Ciudad de Murcia estuvo durante las temporadas 2018-19 y 2019-20, por lo que su vuelta siempre le trae buenos recuerdos. 

Otro que tiene ese legado mucho más presente es Ricardo Mayor. El cierre es uno de los últimos grandes valores salidos de la cantera murciana, pues allí ha crecido durante toda su carrera (con la excepción de sus inicios en el equipo de su localidad, el Futsal Librilla). Su buena relación con Josan fue crucial para su fichaje en el último mercado veraniego, como uno de los jugadores con mayor proyección de todo el fútbol sala español. 

Finalmente, también el papel del preparador blanquiverde acabó siendo decisivo para la incorporación de Alberto Saura, que a la postre se ha acabado convirtiendo en el fichaje más rentable del club. En Córdoba ha revitalizado su juego hasta su máxima expresión, siendo uno de los máximos goleadores de Primera (14 dianas) y con debut con la selección española incluido. También coincidió con Josan en las categorías inferiores de ElPozo, por lo que el reencuentro a buen seguro tendrá un sabor muy especial para muchos. De regreso a un feudo rival con aura hogareña. Eso sí, cuando ruede el balón ya no habrá amistades. 

Etiquetas
Publicado el
16 de febrero de 2021 - 05:30 h
stats