Sobre el verde, con dudas y ausencias

Bodiger, en un entrenamiento del Córdoba | MADERO CUBERO

La consecución de los tres puntos es en lo único que piensa hoy por hoy. En realidad tiene bien marcado su objetivo desde el pasado domingo, cuando el técnico apelará a seguir con el trabajo. Es lo que hace el Córdoba a partir de este miércoles, día en que regresara a los entrenamientos de cara a su próximo choque liguero. Por delante tiene el equipo que dirige Rafa Navarro un duelo crucial con el Lugo (domingo, 18:00), uno de sus más directos rivales en la lucha por la permanencia. Por tal motivo, el cuadro califal no quiere perder el más mínimo tiempo para preparar el encuentro, que encara, como es habitual, con alguna que otra duda. Eso sí, por fortuna las bajas seguras a la hora de arrancar con las sesiones son mínimas esta vez. Sólo es una, de hecho. Con todo, la vuelta a la Ciudad Deportiva deja un par de ausencias, además de la de Flaño, y la retirada antes de tiempo de Chus Herrero.

En efecto, el Córdoba retornó a las instalaciones del Camino de Carbonell con nuevas dudas por resolver. Aunque éstas no resultan muy grandes, ni preocupantes. En esta primera práctica sobre el césped, el entrenador blanquiverde no pudo contar con tres hombres. La ausencia del primero de ellos era conocida de manera previa, pues se trató de Miguel Flaño. El navarro sufre una rotura fibrilar grado I en los isquiotibiales, tal y como informó el club el martes. De esta forma, se mantendrá en el dique seco de una a tres semanas. Pero el central no fue el único que faltó a la primera sesión de preparación para el choque con el Lugo. Tampoco estuvieron Bodiger y Carrillo.

Fue precisamente este último hecho el más significativo del entrenamiento. El francés y el murciano se ausentaron del entrenamiento por unas pequeñas molestias. De ahí que se ejercitaron de forma específica en el gimnasio de El Arcángel. Según fuentes del club, el cuerpo técnico confía en tener a su disposición tanto a Bodiger como a Carrillo para el encuentro ante la escuadra gallega. Sus molestias no son graves y en principio no debe haber problemas para que sean de la partida, si Rafa Navarro lo considerase oportuno, el próximo domingo. En una situación parecida se encuentra Chus Herrero, que regresó a los terrenos de juego el pasado domingo tras superar una lesión.

El zaguero sí trabajó junto con el resto de sus compañeros, pero decidió retirarse una media hora antes de la conclusión. El motivo, prevenir molestias que puedan pasarle factura de cara al trascendente partido con el Lugo. De esta forma, a Rafa Navarro le aguarda otra semana de miradas a la enfermería para saber qué jugadores van a estar preparados para la batalla y cuáles no. En este sentido, el preparador califal recupera a Piovaccari y Jaime Romero, que regresan tras cumplir sendas sanciones ante el Elche en la última jornada. La posible vuelta de ambos al once es otra incógnita por resolver, pero ya más adelante.

Etiquetas
stats