Ellos sí que saben muy bien de lo que estamos hablando

Seis jugadores del Córdoba lograron el ascenso a Primera División y Abel es el hombre récord: lo ha hecho tres veces

Hay momentos en la vida en los que uno siente la necesidad de mirar al lado y encontrarse a alguien que haya vivido antes esa situación que nos angustia, nos emociona o nos seduce hasta tal punto que llega a nublar el método. Uno actúa de modo distinto cuando sabe que puede contar con el respaldo de un veterano, alguien capaz de reducir un problema a lo esencial y darle una solución cabal. El Córdoba se juega el sábado su clasificación para el play off de ascenso a Primera, un logro que llevaría aparejada la mejor posición de la entidad en más de cuarenta años. ¿Presión? Sin duda que la habrá. Y para manejarla, el equipo de “Chapi” Ferrer cuenta con un notable escuadrón de tipos que saben de qué va esto. Hasta seis miembros de la actual plantilla han vivido en carne propia un ascenso a la élite. Algunos de modo muy reciente, como el lateral uruguayo Adrián Gunino o el mediocentro Pelayo Novo, que los festejaron el curso pasado en las filas del Almería y el Elche, respectivamente. El rey de los ascensos es Abel Gómez, que podría añadir un cuarto a su expediente si añade el Córdoba a Real Murcia, Xerez Deportivo y Granada.

Abel, el hombre récord

Tres ascensos a Primera adornan el historial de Abel Gómez (Sevilla, 1982). Formado en la cantera sevillista, pasó por el Málaga antes de vivir su primer salto a la élite en las filas del Real Murcia. Fue en la campaña 2006-07, con Lucas Alcaraz en el banquillo, siendo titular en una formación repleta de talento con hombres como Paco Peña, Iván Alonso, Pedro León o Antoñito. El hispalense jugó 35 partidos. Debutó en Primera (30 encuentros) y sufrió el descenso pimentonero. Fichó entonces por el Xerez Deportivo para contribuir, con 15 partidos jugados, al histórico ascenso azulino en la 2008-09 con Esteban Vigo a la dirección. Tal y como le sucedió en La Condomina, el siguiente ejercicio fue de decepción colectiva: los jerezanos bajaron de nuevo. Su tercer momento de gloria lo tuvo en el Granada, que lo fichó en la campaña 10-11 para convertirle en el líder (nadie jugó más que él: 41 partidos) de un equipo que con Fabri en el banquillo se metió entre los grandes. Siguió un año más en Los Cármenes y rompió su maldición, ya que los nazaríes se mantuvieron en Primera División y el pivote sevillano fue alineado en 33 partidos. Ahora cumple su segundo año en el Córdoba. Sueña con su cuarto salto a Primera.

Juanlu resucita al Levante

Juan Luis Gómez (Málaga, 1980) llegó el pasado invierno al Córdoba, en el que ya militó durante la temporada 2007-08. En su larga carrera futbolística, el extremo ha sido protagonista de un sonado ascenso a Primera División. Fue en la temporada 2009-10, vistiendo los colores del Levante. Disputó 38 partidos anotó 10 goles en un equipo que adiestraba Luis García y que contaba con hombres como Juanfran, Ballesteros, Pallardó, Javi Guerra o Iborra como puntales. El Levante subió a Primera junto a la Real Sociedad y el Hércules. Cuarto fue el Betis, anterior equipo de Juanlu, que le había dejado todo el curso anterior sin ficha. Aún no existía el play off.

Iago Bouzón, un doblete

El nombre de Iago Bouzón Amoedo (Redondela, 1983) trae los mejores recuerdos al Recreativo de Huelva, que tuvo en el zaguero pontevedrés a uno de sus hombres clave en el ascenso a Primera de la temporada 2005-06. En la anterior, Iago tocó el cielo con el salto a la élite del Celta de Vigo, el club de su tierra. Con 21 años, jugó 7 partidos a las órdenes de Fernando Vázquez. No siguió en Balaídos. Se llevó su hambre de fútbol al Sur, donde aterrizó en el Decano. Con Marcelino Díaz Toral en el banquillo, Iago se acopló perfectamente en una formación que contaba con nombres importantes como Uche, Rosu, Barber, Viqueira, Luque o Gastón Casas. Jugó 24 partidos y permaneció tres temporadas más vistiendo la camiseta albiazul, todas ellas en Primera División, antes de emprender una aventura en el campeonato de Chipre con el Omonia Nicosia.

Xisco y la gloria del Depor

La simple mención de su nombre hace que se humedezcan los ojos de los aficionados deportivistas, que siempre le recordarán como el hombre de los goles del ascenso a Primera División en la temporada 2011-12. Francisco Jiménez Tejada (Santa Ponsa, 1986) había sido vendido al Newcastle y repescado en el mercado invernal como cedido para pelear por el retorno a la máxima categoría. El Depor lo estaba pasando realmente mal. Llevaba tres partidos sin ganar y andaba más que necesitado a falta de tres jornadas para la conclusión de un durísimo campeonato. El momento clave llegó en Tarragona, donde el Depor rumiaba un insulso empate con el Nástic. En el último minuto, Xisco consiguió el gol de una victoria vital (1-2). En la penúltima jornada, los gallegos precisaban ganar en Riazor para subir y no tener que pasar una última jornada de apuros y calculadoras en El Madrigal de Villarreal. Llegaba el Huesca. Se adelantaron los aragoneses y empató Riki, pero aquello no tenía buena pinta. Oltra retiró a Lassad en el minuto 66 y sacó a Xisco, El delantero, tras cuatro minutos en el campo, anotó el 2-1 y su enfervorizada celebración le hizo recibir una tarjeta. Daba igual, El Depor volvía a Primera. Xisco salió a hombros aquella tarde.

Gunino, con el Almería

Adrián Gunino (Montevideo, 1989) fue uno de los integrantes del Almería que ascendió el curso pasado con Javi Gracia en el banquillo y el ex cordobesista Charles (27 goles) como gran figura. El lateral uruguayo disputó un total de 23 partidos. Llegó en calidad de cedido por el Centro Atlético Fénix de su país al cuadro rojiblanco, volviendo después del ascenso pues los andaluces no ejercieron su opción de compra. En el mercado invernal se comprometió con el Córdoba y se ha hecho con un puesto de titular en la banda derecha.

La irrupción de Pelayo

Pelayo Novo García (Oviedo, 1990) es un joven talento que fue reclutado la pasada temporada por el Elche, tras tres exitosas campañas en la formación del Carlos Tartiere. Su técnica y visión de juego fueron aprovechadas por Fran Escribá, que le alineó en 26 encuentros el año del ascenso, aunque solo cuatro veces en la formación titular. Tras subir a Primera, el club ilicitado le envió al Córdoba en calidad de cedido.

Etiquetas
stats