Señores, ¿qué nos está pasando en El Arcángel?

Córdoba CF - Zaragoza en el Estadio el Arcángel | MADERO CUBERO
La derrota ante el Zaragoza afea la racha como local del Córdoba, que sólo ha ganado un partido en casa en toda la segunda vuelta

Siete puntos sobre 27 posibles en la segunda vuelta. Con “Chapi” Ferrer al mando, 7 de 21. A Villa le abrieron la puerta después de dos guantazos seguidos: Deportivo y Éibar. Nadie podía esperar que el Córdoba sufriera esta mutación al calor de su hogar, donde cada cita se ha transformado en un problema. El revés ante el Zaragoza resultó particularmente doloroso por un buen puñado de razones: el equipo podía entrar en zona de play off, estaba inmerso en una racha fantástica -seis jornadas sin perder- , los resultados de los equipos que le precedían en la clasificación acompañaban, acudieron once mil aficionados, las matemáticas volvían a ajustarse a las ilusiones... Todo se derrumbó con un gol en el último suspiro de Roger, que aprovechó una pifia del tipo más seguro con que hoy cuenta el Córdoba, el veterano Raúl Bravo. Un golpe de mala suerte, una injusticia o un castigo a la especulación. Sea por lo que fuere, la cuestión es que el equipo blanquiverde continúa fabricando decepciones para su gente. Y, aún así, permanece situado como aspirante al ascenso a Primera División. “Esta derrota puede ponernos los pies en el suelo”, dijo Ferrer a la conclusión del último partido en casa. Y todavía quedan dos encuentros más: frente al Real Madrid Castilla y contra el Mallorca en la última jornada.

El declive en El Arcángel se hace más sorprendente por el contraste con la etapa anterior. Con Pablo Villa, el equipo era el mejor de la categoría en la primera vuelta (23 puntos de 30). El técnico alcorconero recogió en el testigo en este aspecto de su antecesor Rafa Berges, con el que también mantenía el equipo una trayectoria fiable en casa. La referencia sigue siendo Paco Jémez, que llevó al Córdoba al play off en la temporada 11-12 después de haber perdido solo un partido en casa. Fue ante el Deportivo, líder y campeón aquel curso. Con Ferrer, esa tónica ha dado un giro radical. Las escasas rentas logradas en casa se compensan con los impresionantes réditos en los desplazamientos, donde el Córdoba está rozando marcas históricas. Todo lo contrario que en la etapa de Villa, en la que la cosecha fue paupérrima (7 de 33). El Córdoba lleva 12 de 15 con el ex jugador del Barcelona, Chelsea y Tenerife. Precisamente a la isla volverá el próximo sábado para afrontar un partido determinante: el cuadro chicharrero es rival directo del Córdoba, que tiene el play off a un punto. Si ganan los blanquiverdes, volverán a la órbita del ascenso a Primera. Después tendrán que volver a casa.

Los “partidos del siglo”, esos acontecimientos especialmente publicitados por el propio club y su entorno para elevar la afluencia de aficionados y disparar las expectativas en la clasificación, han resultado mayormente un fiasco. El ambiente fue enorme en la visita del Deportivo de La Coruña, un momento en el que el Córdoba miraba incluso a los puestos de ascenso directo. Perdió. También se depositaron ilusiones en el doble compromiso como anfitrión ante Las Palmas y Lugo, seis puntos que pudieron dar un salto de calidad enorme a los blanquiverdes. El episodio terminó con derrota ante los canarios y empate frente a los lucenses. Y, por último, compareció el Zaragoza. Un equipo deprimido y con problemas, posible presa para un Córdoba enrachado. Y pasó lo que pasó. Nueva derrota. Esta vez con dolor extremo: en la última jugada y en una acción perfectamente evitable. Los seguidores, obviamente, han quedado afectados. El enganche emocional es complicado con un equipo que sólo ha ganado uno de sus últimos siete partidos en casa. Fue al Alcorcón (3-1). Empató contra Jaén, Lugo, Murcia y Mirandés, perdiendo ante Las Palmas y Zaragoza.

El estilo del equipo, orientado para mantener el orden en defensa y salir a la contra, está funcionando bien en los partidos fuera de casa. En El Arcángel es distinto. Necesitan los blanquiverdes muchas ocasiones de gol para materializar alguna. No se ha visto al Córdoba actual en una ofensiva desesperada, un toque de corneta que sirva para ganar un partido. Faltan cuatro y hay quien piensa que quizá sea bueno desmelenarse un poco. Y que pase lo que tenga que pasar. Si el Córdoba agarra finalmente una plaza en play off necesitará un Arcángel encendido.

Etiquetas
stats