A seguir recogiendo sensaciones

Juventud Torremolinos - Córdoba CF | JUAN HUERTAS/CÓRNER CORDOBÉS

En línea ascendente. Tras más de seis meses sin poder realizar su trabajo, los futbolistas han tenido que llevar a cabo una pretemporada más larga y con más carga física para evitar lesiones. Asimismo, las sensaciones recogidas a lo largo de la temporada pasada se han esfumado y los profesionales de este deporte deben ir cogiendo minutos para intentar que su juego vuelva a ser el de tiempo atrás. Por ello, los clubes están planificando varios amistosos para que las plantillas se preparen ante una campaña que será más corta y mucho más intensa que en ediciones pasadas. El Córdoba intentará asaltar de nuevo la Segunda División en esta temporada y para ello debe salir vencedor de todos los subgrupos en los que estará inmerso a lo largo del año. Esto requiere una gran preparación y este jueves afronta su tercer encuentro de pretemporada ante un rival de su misma categoría. El cuadro blanquiverde viaja hasta tierras gaditanas para enfrentarse a un Algeciras (20:00 horas) que ya consiguió vencer a los califas en la penúltima jornada del pasado campeonato liguero en El Arcángel.

Aunque el plantel algecireño no será un rival, a priori, directo de la entidad cordobesa debido a la ubicación del mismo en el subgrupo A, el Córdoba reclama venganza después de que el Algeciras dejara sin medio play off al equipo dirigido, en aquel entonces, por Raúl Agné. El conjunto blanquiverde encaraba dos partidos esenciales en su feudo para poder asentarse en los puestos de promoción al fútbol profesional, pero sendas derrotas ante la escuadra gaditana y Cartagena, respectivamente, hicieron que, unido a la suspensión del campeonato por la llegada del Covid-19, el club cordobés no pudiera pelear por ascender a Segunda División. Por ello, la escuadra califa saldrá al Nuevo Mirador con ganas de revancha, aunque tampoco tuvo una buena visita durante el curso pasado, ya que el plantel de Salva Ballesta remontó un 2-0 adverso en los últimos minutos del encuentro y supuso un empate amargo para los cordobesistas.

Todo ha cambiado desde aquel fin de semana en el panorama judicial y deportivo. El Córdoba ha renovado parte de su esqueleto y tiene un equipo capaz de competir ante cualquier plantilla de esta Segunda División B. Con la entrada de Mario Ortiz en la medular y esa reestructuración en la defensa con Bernardo Cruz como protagonista, el actual técnico Juan Sabas -que no estará a cargo del equipo debido a su viaje a Baréin- tiene dos futbolistas por cada puesto, cosa que Agné no disfrutaba en el pasado debido a la planificación defensiva de la plantilla acorde a las necesidades que Enrique Martín tenía en el inicio liguero de la campaña pasada. Por ello, el plantel blanquiverde deberá optar a todo, comenzando por los partidos de pretemporada. Y el que toca ahora será el tercero que los califas cosechen en esta preparación, después de ganar ante el Juventud de Torremolinos y empatar contra el San Fernando.

Y es que la ronda de encuentros solo acaba de comenzar. El conjunto cordobés, después de viajar hasta tierras algecireñas, deberá enfrentarse ante el Pozoblanco el próximo domingo en lo que será el cuarto bolo veraniego. Después, los chicos de Juan Sabas disputarán choques amistosos ante Ciudad de Lucena, Linares, Salerm Puente Genil, Balompédica Linense y, por último, un duelo de mucho nivel ante un Badajoz comandado por Munitis. Entretanto, la directiva blanquiverde sigue tratando de cerrar la plantilla a la espera de que Diabaté y un sub-23 más pueda incorporarse a las órdenes del entrenador madrileño. Aunque ahora mismo la cúpula califa se encuentra en Baréin con el fin de trasladarle a los máximos mandatarios la última hora que ha acaecido en el entorno del club, además de presentarle a Sabas y al equipo que representará a la entidad en una nueva temporada en Segunda División B. Todo esto para que el Córdoba vuelva lo más pronto posible al fútbol profesional y para ello hay que seguir recogiendo sensaciones, esta vez en Algeciras.

Etiquetas
stats