Ante un rival de altura cuando no queda otra que ganar

La más difícil para el Córdoba B, que recibe al Cádiz con la obligación de sumar su primer triunfo, mientras el Lucena tiene una importante prueba de fuego en Albacete

Las semanas se suceden y el oxígeno se agota. La esperanza es lo último que se pierde, pero parece desvanecerse cada vez más. El Córdoba B necesita de un triunfo que le haga mirar las cosas de mejor forma que en la actualidad. No en vano, el filial no conoce la victoria y su condición de colista resulta ya dolorosa, pues se encuentra a cinco puntos del penúltimo clasificado y a ocho de la permanencia. Delicada situación del conjunto que dirige José Antonio Romero, que en esta ocasión debe hacer frente a uno de los grandes gallitos del Grupo IV de Segunda B, un Cádiz que además desea regresar a la zona de privilegio. En ésta tiene posibilidad de entrar el Lucena, que no tiene un duelo más sencillo que su vecino de la capital. El cuadro celeste afronta este fin de semana un duro compromiso, una auténtica prueba de fuego para medir su buen momento y sus opciones de luchar por estar en el play off de ascenso al final de la temporada.

No queda otra que ganar para un Córdoba B que se halla hundido en la tabla. En este momento las circunstancias son poco alentadoras, pero jamás se deben bajar los brazos. Quizá con esa idea bien clara y autoimpuesta, los jugadores del filial encaran con total concentración el que sin duda es uno de los partidos más complicados del curso, así como uno de los más atractivos para la afición blanquiverde. El equipo de José Antonio Romero tiene el deber de lograr su primer triunfo de bronce para evitar que la diferencia con la última escuadra que mantendría la categoría crezca una vez más. Y ha de cumplir con esa tarea ante nada más y nada menos que el Cádiz, que ya cayó en Lucena y que llega a El Carpio después de caer a la quinta plaza, lo que a buen seguro va a ser un gran condicionante para que aparezca ante el conjunto califal más enchufado que en otras ocasiones. Para el encuentro, el preparador del filial no ha realizado convocatoria, si bien está clara la no participación de Rafa Gálvez, a menos que mañana quede fuera de los planes de Villa. El choque, que arrancará este domingo a las 16:00, estará dirigido por el malagueño Domínguez Cervantes.

Totalmente diferente es la situación en la tabla del Lucena, que encadena ocho duelos sin conocer la derrota y en los que además sólo ha encajado un gol, hecho este último que convierte al conjunto celeste en el menos goleado del grupo junto con La Hoya Lorca -su último rival-. Con estos números y en tan buena dinámica, los de Falete se presentan en la duodécima jornada liguera con la clara intención de no temer al más grande de los enemigos. Precisamente este domingo (17:00) le toca visitar a uno de estos, un Albacete que mira la tabla desde su lugar privilegiado, un liderato que no quiere abandonar. Mucho menos cuando juega en su estadio, un Carlos Belmonte que los aracelitanos esperan asaltar para continuar con su buen momento de forma y, además, entrar en la zona noble, de la que se encuentran a sólo dos puntos. El cuadro lucentino cuenta únicamente con la baja ya conocida de Ezequiel, lesionado de larga duración. El juez de la contienda en tierras manchegas será el valenciano Sanchís Cambra.

Etiquetas
stats