El otro reto: reconstruir el fortín de El Arcángel

Rodri celebra un gol en El Arcángel. | TONI BLANCO

Aguarda un encuentro de máximo interés. Es un partido definitorio a corto plazo, pues las consecuencias del resultado tienen una relevancia superior a la habitual. El triunfo significa una bocanada de aire y la derrota un golpe doblemente duro. El Córdoba se juega el domingo (16:00) encarar el futuro más próximo con calma y con agobios. El rival es un UCAM Murcia que quiere comprometerle más. El cuadro universitario viene con la intención de aprovechar que El Arcángel es en la actualidad un territorio poco hostil. Porque precisamente ése es el otro gran reto que tiene por delante el conjunto blanquiverde: volver a vencer como local. Y después dar de nuevo rol de fortín a un estadio que antaño, incluso en Primera, supusiera un auténtico quebradero de cabeza para cualquier visitante. Un campo que, sin embargo, en las últimas campañas no vive su mejor momento como fortaleza en el campeonato de Liga.

La reconstrucción de su reputación de anfitrión aguerrido es el desafío que enfrenta también el Córdoba, que no gana en El Arcángel desde el 24 de septiembre de 2016. Entonces se impuso al Nàstic (2-0), lograba su tercer triunfo consecutivo y no podía imaginar lo que vendría después. Una acumulación de empates y derrotas que sigue, a excepción del choque de Copa con el Málaga, a orillas del Guadalquivir. Tanto es así que después de una decena de partidos en el coliseo ribereño, el cuadro califal sólo suma tres victorias por idéntico número de igualadas y cuatro derrotas. Una cifra ésta última que es, en cierto modo, reflejo de la trayectoria del equipo esta temporada. Un dato que además parece vislumbrar un registro poco positivo que ya completara en tiempos recientes el conjunto blanquiverde, que en el curso 2015-16 llegó a perder ocho duelos como local. Esa estadística es la segunda peor desde que el club regresó a Segunda A en la campaña 1999-00, ya que sólo en la 2004-05, la del descenso a Segunda B, se cedieron más: diez. Eso sin contar el dramático paseo por Primera de la 2014-15: doce derrotas.

El número de derrotas actual es el más cercano al total de otros muchos cursos, en los que se dieron entre cuatro y siete -en los peores casos-. De esta forma, se dibuja una realidad muy diferente a la que viviera El Arcángel antaño y de la cual apenas disfrutó la afición en una ocasión en Segunda A en las dos últimas décadas. Ésa fue la 2011-12, temporada en la que, con Paco Jémez al frente, el Córdoba sólo cedió un partido como anfitrión. Fue ante el Deportivo del último ex técnico califal, José Luis Oltra. Con Escalante a las órdenes, el conjunto blanquiverde logró ese registro unos años antes, aunque fue en Segunda B. Ocurrió en la campaña 2006-07 y el único tropiezo llegó en el último duelo que se disputó, en liga regular, a orillas del Guadalquivir -ante el Melilla-. Para volver a encontrar una tan positiva estadística hay que retroceder a la década de los noventa, también en la categoría de bronce: en la 1994-95, se perdió un choque, y en la 1995-96 nadie fue capaz de superar a los cordobesistas en su feudo. Toca reconstruir el fortín.

Etiquetas
stats