La reorganización total en El Arcángel

Alfonso Serrano, junto a Jesús León en sala de prensa | ÁLEX GALLEGOS

Desde fuera, la sensación bien pudiera ser de excesiva calma. Nada más lejos de la realidad. La actividad es intensa en El Arcángel, en cuyos despachos se trabaja en muy diversos frentes. El principal es, por supuesto, la confección de una plantilla de garantías para buscar el retorno inmediato a Segunda A. Porque, lógicamente, es el primer equipo el que mayor atención recibe en la entidad hoy por hoy. Aunque la tarea del Córdoba es variada en estas fechas, sobre todo para su director deportivo, Alfonso Serrano. Más que nada porque tiene que redefinir casi por completo el staff técnico del club, desde la cantera hasta la sección femenina. A partir de ahí, debe fijar objetivos para el resto de conjuntos más allá del que va a dirigir Enrique Martín.

A una reorganización total se enfrenta el Córdoba este verano. Es un hecho que deja claro el club con los primeros pasos dados tras la pasada campaña. Una vez rota la relación con Rafa Berges, Alfonso Serrano toma las riendas de la dirección deportiva. En su parcela se incorpora también Jorge Rodríguez de Cózar como secretario técnico para aportar su conocimiento sobre la categoría de bronce. Enrique Martín es mientras el elegido para el banquillo. Pero la estructura de la entidad califal es amplia y requiere todavía una hoja de ruta. En cantera, la supervisión corresponde a Rafa Herrerías, que sigue como director del fútbol base. Su anterior compañero en estas lides, el extécnico Rafa Navarro aguarda mientras una reubicación en el organigrama. Todo parece más claro en la sección femenina, que coordina la consejera Magdalena Entrenas.

Precisamente en este apartado, Antonio Serrano va a continuar al frente del equipo. Al menos así es sobre el papel. Más dudas existen sin embargo en la cantera, ya que no hay confirmación por ahora en ninguno de los banquillos. El principal equipo de base es el Córdoba B, en el que en principio no va a seguir Juan Marrero. El valenciano ya quiso abandonar el club meses atrás y después de lo vivido la pasada campaña, poco probable resulta su continuidad. Pero por debajo también restan anuncios por parte de la entidad califal. Sobre todo en los dos equipos juveniles, que cabe recordar tuvieron como entrenadores a Javi Moreno e Iñaki López Murga. Acerca del futuro de ambos no se tiene conocimiento aún.

Lo que sí está claro es que la estructura ha de perder complejidad. Ya en su día afirmó el presidente blanquiverde, Jesús León, que el plan proyectado por Luis Oliver durante el verano de 2018 era insostenible en Segunda B. No en vano, ése es el dato esencial para comprender la nueva realidad del club. Bueno, también está la delicada situación financiera, que espera aliviarse con el traspaso de Andrés Martín al Rayo. Así, resulta previsible que haya importantes ajustes en todos los apartados deportivos. Eso sí, ha de tenerse en cuenta que el conjunto femenino afronta un reto mayúsculo: su estreno en Primera B -nueva segunda división-. Para ello va a ser necesario conformar una plantilla competitiva, lo que a ese nivel ya es más complicado.

Por tanto, Alfonso Serrano, Rafa Herrerías y Antonio Serrano tienen que estudiar y fijar los distintos objetivos en relación a las posibilidades del Córdoba. El del primer equipo es indiscutible: el ascenso a Segunda A. También está establecido el del equipo femenino: la permanencia. Pero, ¿cuál es la intención para el filial, por ejemplo? Lo suyo sería procurar un plantel que pugne por el play off a Segunda B, pero todo hace indicar que se aproxima un tiempo en que va a pesar más el crecimiento de jugadores de la casa que la progresión a nivel de categorías. Todo está condicionado por la obligación de regresar al fútbol profesional que tiene la entidad.

Etiquetas
stats