El regreso y las otras matemáticas

Jugadores del Córdoba durante un entrenamiento | MADERO CUBERO

Cita en la Ciudad Deportiva a las 10:30 de la mañana del miércoles. A puerta abierta. No es un día cualquiera. El Córdoba empieza a preparar el partido de la jornada trigésimo quinta de la Liga 1/2/3, que le llevará el próximo domingo al Carlos Tartiere de Oviedo. ¿Objetivo? Pues ya se lo dirán o se decidirá en grupo. Desde luego, después de lo sucedido en El Arcángel ante el Lugo (0-4) y las declaraciones posteriores de los protagonistas, parece que la permanencia en la categoría se da ya por descartada. La distancia es de once puntos -más el golaverage- con el Lugo y quedan ocho partidos en el calendario. Veinticuatro puntos. Los blanquiverdes han capturado, a duras penas, 26 de 102 posibles en 34 encuentros. Las cuentas están claras.

Para el conjunto blanquiverde, que no será último en la clasificación porque detrás queda el expulsado Reus -al que le ganará el partido por 1-0 el primer fin de semana de mayo-, la meta está en competir del mejor modo posible a la espera de un improbable milagro combinado: su propia conversión en un equipo hiperganador y los pinchazos repetidos de sus adversarios. Mejor ni pensarlo. Rafa Navarro tratará de exprimir el potencial del grupo en estos últimos meses, que serán durísimos en todos los aspectos. El campeonato depara para el cuadro califal salidas a Oviedo, Las Palmas, Rayo Majadahonda y Deportivo de La Coruña, recibiendo en casa al Zaragoza, Nástic y Osasuna.

Los números actuales del Córdoba rivalizan con los de su peor temporada en Segunda División, que fue la 82-83. El cuadro blanquiverde descendió como colista -la liga era de 20 equipos y la victoria sumaba dos puntos- sumando 22 y a 12 de la permanencia. Haciendo una traslación al sistema actual, aquel Córdoba logró 0'73 puntos por partido mientras que el actual suma 0'76. En cuanto a los goles encajados, el equipo del 83 encajó un total de 71 (media de 1'86) y el presente lleva recibidos 64 (1'88).

El equipo de la 82-83, que tuvo como entrenadores al serbio Rajkov y al cordobés Gonzalo Uceda, ganó en el campeonato un total de 6 partidos, uno más que los que lleva ahora el cuadro blanquiverde. Al menos, esa marca la tiene igualada la escuadra de Rafa Navarro porque sumará los tres puntos del Reus. Aquel periodo fue el peor deportivamente de la entidad, pues después de bajar a Segunda B encadenó al año siguiente otro descenso a Tercera División, tocando su punto más bajo desde la fundación en 1954.

Etiquetas
stats