La plantilla del Córdoba, ante una amplia reforma

Sabas conversa con Juanito, director deportivo | ÁLEX GALLEGOS

Si bien tiene bastante trabajo adelantado, la dirección deportiva tiene no poca tarea por delante. Principalmente porque el punto de partida es complejo. La realidad actual presenta una especie de rompecabezas en el vestuario del Córdoba. Así es debido al conjunto de situaciones en su interior. A modo de resumen, antes de abordar detalles, el club cuenta con 16 jugadores con contrato en vigor, de los que sólo uno mantiene la licencia sub 23 la próxima temporada. Cuatro de ellos, por otro lado, cierran este curso cedidos a otras entidades pero sólo tres tienen abierta la puerta a un regreso -en muy diferentes circunstancias-. De esta forma, y con otros cuatro futbolistas que concluyen vinculación, al área técnica no le queda otra que estudiar muy a fondo la estructura de la plantilla para acometer una amplia reforma. Es lo que se prevé a priori.

"Para la temporada que viene ya llevamos meses trabajando en dos líneas: una en caso de subir a Segunda y otra en el de que tristemente nos quedamos en Segunda B. Desde la dirección deportiva se está haciendo un gran trabajo y hay bastante adelantado", expresó el consejero delegado del Córdoba el pasado viernes. Respecto de este asunto, Javier González Calvo ensalzó la labor de Miguel Valenzuela, al frente del área técnica; Juanito, como director deportivo, y el resto de miembros de la parcela deportiva. Pero más allá de los deberes ya hechos son muchos los que todavía tienen que hacerse en fechas próximas -una vez, en teoría, que el club tenga firmeza jurídica de la compra de la unidad productiva y selle oficialmente la renovación de Sabas como entrenador-.

Como punto de partida, el Córdoba pierde a tres futbolistas. Este hecho es irrefutable pues viene establecido por el adiós de los cedidos durante la campaña 2019-20. Está garantizada la salida de Fidel Escobar: el propio González Calvo descartó la opción de ejercer su derecho a compra. Tampoco parece que vaya a haber intención de hacerse definitivamente con los servicios de José Antonio González y Jordi Tur, que vuelven al Granada y al Cádiz respectivamente. El caso del segundo es realmente curioso: tras su incorporación en el mercado de invierno se marcha sin debutar en El Arcángel. Por otro lado, son cuatro los jugadores que acaban contrato el 30 de junio. Todos firmaron con posibilidad de prolongación según objetivos -ascenso básicamente-, que en teoría no se cumplieron. Así, corresponde a la dirección deportiva estudiar sin interesan o no.

Son los casos de Raúl Cámara, Chus Herrero, Imanol García y Thierry Moutinho, este último llegado en enero. La renovación de los dos primeros parece poco probable pues su papel en el equipo fue secundario a lo largo de este curso, finalizado de manera prematura por la pandemia de Covid-19. Tampoco está clara la continuidad del suizo portugués, que apenas pudo intervenir con regularidad por lesiones. Más favorable es en teoría la situación del navarro, si bien no estuvo al nivel esperado. Si ninguno de los cuatro futbolistas continúa, la plantilla queda ya con los mencionados 16. Pero no es tanto así, ya que uno de los cuatro cedidos a otros clubes tiene vinculación, a priori, hasta 2021. Es Fernando Román, que marchó al Marbella bajo préstamo con duración por una temporada y media.

Hecha la primera revisión, son 15 los jugadores que marcan la teórica base del equipo para iniciar la reconfiguración de la plantilla. Sin embargo, dos de los cedidos tienen su futuro muy en el aire. La única vuelta asegurada es la de Víctor Ruiz, mientras Sebas Moyano y Zelu están pendientes de otras entidades. El cordobés también retorna pero cabe recordar que el Lugo tiene derecho a hacerse con sus servicios por una cantidad mínima tras el extraño acuerdo que cerró Jesús León, entonces dueño y propietario de la entidad, en verano de 2019 con el conjunto gallego. Los rojiblancos no transmitieron interés por ahora en ejercer dicha facultad. En cualquier caso, habría que ver si tanto el Córdoba como el canterano tienen interés en mantenerse ligados -el atacante tiene contrato hasta 2021-. El jerezano, por su parte, tiene que disputar el play off exprés con el Logroñés, que en caso de ascender se haría directamente con sus servicios. Lo cierto es que, según lo visto la 2019-20 resulta improbable que ninguno de ellos esté dentro de los planes de la dirección deportiva. De producirse sus salidas de forma ya total el conjunto blanquiverde reduciría sus efectivos a 12.

Así, quienes en principio están preparados para seguir en la disciplina califal son Isaac Becerra y Edu Frías bajo palos; Iván Robles, Djetei, Xavi Molina y Jesús Álvaro en la zaga; Luis Miguel Garrido, Javi Flores, De las Cuevas y Carlos Valverde en la medular y línea de tres cuartos, y Piovaccari y Willy en ataque. De todos ellos sólo Edu Frías es sub 23 la próxima temporada, de forma que la dirección deportiva ha de manejar muy bien los términos de licencias de mayores. Hay que recordar que el límite impuesto por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) en este sentido es de 16.

Etiquetas
stats