Paradojas de la vida: todos miran hoy al Córdoba

Romero camina pensativo por la Ciudad Deportiva | ÁLVARO CARMONA
El conjunto blanquiverde, descendido y en desbandada, se convierte en protagonista a su pesar por ser clave en la pelea por la permanencia de otros | Visita al Éibar, que se la juega

Al Córdoba hace ya tiempo que no lo mira nadie. Su nombre ni siquiera aparece en los análisis, trazados con la brocha gorda del dramatismo, que se hacen en los medios sobre la encarnizada lucha por la permanencia. Arengas arrebatadas de los dirigentes, lemas bélicos en las pancartas, ciudades detrás de un equipo que bracea por no ahogarse… El ritual al uso para vender el producto en la jornada final, porque el título ya está en manos del Barcelona. A los blanquiverdes nadie les ha tenido en cuenta porque ni siquiera han sido capaces de merecer la etiqueta de aspirantes. Hasta ahora. Con el turbio asunto de las primas a terceros como eje, el Córdoba se ha convertido en el centro de los focos en la jornada 38. La situación está así. Éibar-Córdoba, con los locales necesitados de una victoria para mirar después lo que haya sucedido en otros campos con el Almería, el Granada o el Deportivo de La Coruña. Los futbolistas del Córdoba, bajo sospecha, se vieron forzados a difundir un comunicado a través de la AFE explicando que van a salir jugar “como lo han hecho durante toda las temporada”. Esa declaración de intenciones provoca un ramalazo de temor a quienes aspiran a apoyar su salvación en una posible gesta cordobesista en Ipurúa.

Los de Romero no han sido capaces de ganar a nadie en toda la segunda vuelta y sólo han conseguido un par de empates. Eso sí, fuera de casa: en La Coruña y Villarreal. El Éibar no lo ha hecho mucho mejor. Después de una primera vuelta formidable, en la que se ganó el título honorífico de equipo revelación, sufrió una horrible mutación. Su pesadilla se inició precisamente en Córdoba. Visitó El Arcángel en enero y logró un empate. Desde entonces, únicamente una victoria y tres empates. Su hundimiento le ha llevado a no depender de sí mismo para lograr la permanencia en Primera. El partido será de órdago. El ambiente se presume volcánico. “Bastante tenemos nosotros con ganar nuestro partido para estar preocupados por otras cosas”, dijo esta semana Javi Lara, cordobés de Montoro que se juega con el Éibar la permanencia histórica de un club humilde y su propia renovación, pues su contrato contempla una cláusula de continuidad en caso de seguir en la elite. Puede salir bien o mal, pero siempre resulta positivo para la competitividad el tener algo en juego. El Córdoba lleva mucho tiempo sin saber a qué juega ni por qué. Está metido en un embrollo del que no ha sabido salir. Hasta que lo han echado de una patada en el culo.

Romero se ha llevado una expedición rara, aunque a estas alturas nada sorprende ya en un Córdoba completamente desquiciado. El técnico de La Roda, que no seguirá en el cargo, hizo debutar en Primera ante el Rayo al joven Fran Serrano y esta vez, en Éibar, puede dar la alternativa como jugadores de elite, de un modo efímero, al juvenil Sergio García y al congoleño Jonathan Bijimine. Ambos han jugado en el filial del Córdoba, que ha descendido a Tercera División. Por lo demás, faltan tipos como Fede Cartabia, Nabil Ghilas, Aleksandar Pantic, Íñigo López, José Ángel Crespo, Rene Krhin o Bebé. Algunos por lesión conocida, otros por dolencias misteriosas y otros, simplemente, porque se han borrado del mapa de mala manera.

El equipo que presente el Córdoba es una incógnita. Han hecho 800 kilómetros en autobús para la ida y les aguardan otros tantos al terminar el partido, que será el último en Primera División y la despedida del club de un montón de jugadores. Algunos vendrán en los asientos del bus y otros, por suerte o desgracia, andarán en casa, o en la Feria o quién sabe dónde. Por cierto, que Romero dijo que iba a haber entrenamientos “el lunes, el martes, el miércoles…”. Ya se verá. En plena remodelación interna, con Cordero recién despedido y Emilio Vega en camino, todo el mundo aguarda los primeros nombres del Córdoba que viene. El que se va, que lo haga pronto y cierre la puerta.

ALINEACIONES PROBABLES

ÉIBAR: Irureta, Bóveda, Lillo, Navas, Didac, García, Borja, Capa, Arruabarrera, Javi Lara y Saúl.

CÓRDOBA: Saizar, Edimar, Luso, Deivid, Gunino, Abel, Fede Vico, Rossi, Borja, Fidel y Florin Andone.

ÁRBITRO: Álvarez Izquierdo (Comité Catalán).

CAMPO Y HORA: Ipurúa (18:30, Canal + Liga y GolT).

Etiquetas
stats