Nuevo test para calibrar fuerzas

De las Cuevas, en un entrenamiento del Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

Continúan los desafíos en clave blanquiverde. La fase decisiva de preparación no ha hecho más que empezar para el Córdoba, aunque cada jornada -y cada compromiso- se antoja de vital importancia de cara a llegar al inicio de la temporada en la mejor forma posible. No hay otro camino mediante si el propósito es conseguir ser uno de los pocos que logren plaza en Segunda División. Un grupo selecto entre 102 pretendientes. Ahí es nada. La promoción más cara de la historia se pugnará después de que el cuadro califa sobreviviera a los meses más turbulentos de su vida. Todo eso quedó atrás y ahora solo es fútbol de lo que quiere hablarse en los aledaños de El Arcángel. Es lo principal y lo más importante, y en esas anda trabajando una plantilla que este mismo domingo afrontará su segundo test amistoso de la pretemporada.

En efecto, los pupilos de Juan Sabas pondrán rumbo a la provincia de Málaga para medirse al Juventud de Torremolinos CF (11:30 horas). Segundo partido para los blanquiverdes, que tienen en mente subir aún más el nivel después de lo visto el pasado jueves en San Fernando. De hecho, en esta ocasión, su rival pertenece a una categoría inferior, en concreto, los malagueños militan en el subgrupo B del Grupo IX de Tercera División. Por tanto, es tarea imprescindible demostrar sobre el verde del campo municipal de fútbol de El Pozuelo una clara superioridad por parte de los cordobeses, teniendo en cuenta que se presuponen como el club que debe marcar el paso, en su caso en el subgrupo B del Grupo IV de Segunda B. Y el mencionado recinto será finalmente el que se encargue de albergar la contienda entre ambos conjuntos, según la última información publicada por @canblanquiverde, con la presencia además de hasta 800 espectadores, varios de ellos cordobesistas.

El preparador madrileño volverá a contar prácticamente con la misma unidad que viajó al estadio Iberoamericano para medirse al cuadro gaditano. De hecho, las bajas confirmadas son Traoré e Iván Robles, ambos por lesión, por lo que el Córdoba continuará calibrando el papel de los nuevos integrantes, entre ellos un destacado Mario Ortiz, que ya actuó de brújula blanquiverde en el centro del campo en dicho encuentro. Asimismo, la expedición estará de nuevo acompañada de diversos integrantes del filial, entre los que sobresale la presencia de Luismi, cuyo rendimiento está marcando una posible entrada con cierta continuidad entre los miembros del primer plantel.

Ese será el segundo desafío de un Córdoba que ya dejó buenas sensaciones en su primer test de preparación, y en el que únicamente faltó la rúbrica del gol. De hecho, precisamente la capacidad ofensiva ha sido uno de los puntos a mejorar con respecto al pasado curso, y ahí, de momento, tienen que tener una presencia destacada Piovaccari y Willy, quienes estarán acompañados en zona de ataque por futbolistas como Carlos Valverde, Iván Navarro, De las Cuevas, Moutinho, Javi Flores o el propio Luismi. Todo ello al tiempo que la dirección deportiva continúa trabajando en la idea de apuntalar de manera definitiva la delantera. En este sentido, el mejor posicionado es el joven costamarfileño Diabate, aunque no terminan de avanzar las conversaciones con el Mallorca con el fin de concretar la cesión del futbolista. Con todo, el Córdoba solo habla ya de fútbol. Y en esas pretende seguir. La pretemporada sigue su curso y, además del mencionado duelo en Torremolinos, en el horizonte ya se enmarcan otros antes el Ciudad de Lucena o el Linares. Fútbol y más fútbol. Que ruede el balón.

Etiquetas
stats