Los minoritarios del Córdoba alzan la voz

Los minoritarios del Córdoba muestran su documentación notarial. | RAFA ÁVALOS

Toda historia tiene un comienzo, un nudo y un desenlace. El relato del desencuentro entre el Consejo de Administración del Córdoba CF SAD y sus pequeños propietarios, aunados muchos de ellos a través del Sindicato de Accionistas Minoritarios, está en el segundo de los puntos. Quizá el más intenso, tal y como se comprobó en la mañana de este jueves con motivo de la doble Junta General de la entidad blanquiverde, una extraordinaria y la ordinaria, a la que los representantes de la mencionada asociación no pudieron acceder. El motivo esgrimido por los asesores jurídicos del club, que la documentación presentada no cumplía el requisito formal. Por tanto, hubo asambleas sin presencia de nadie que no fuera consejero saliente o entrante o miembro, en algún área, de la sociedad. Una situación que provocó malestar, o indignación, entre los miembros de Minoritarios CCF, que solicitaron asistencia notarial y anunciaron, a las puertas de El Arcángel, la posibilidad de estudiar medidas legales.

En ese sentido se expresó Antonio Garcés, vicepresidente y portavoz del sindicato de pequeños propietarios, tras la denegación de su entrada a la Junta y la aprobación del nuevo mínimo de acciones (107.400) para asistir en el futuro. “Eso es un claro ejemplo de abuso de posición dominante, es una situación que beneficia a un único accionista, el máximo, que es él (Carlos González), ya que los minoritarios no tienen esa cantidad de acciones y ellos lo saben. Lo que se busca es la opacidad, la falta de transparencia en la gestión”, expuso en un principio en relación a esa medida adoptada en la sesión extraordinaria de este jueves. “Estudiaremos la posibilidad de impugnar que nos han impedido el acceso y no hemos podido discutir ese punto. Si el juez nos diera la razón, si llevamos a cabo esa acción, evidentemente se tendrían que celebrar otra vez las dos juntas. Cuando se produjera eso ya veríamos en qué medida actuaríamos”, añadió Garcés, quien anteriormente resaltó el hecho de que desde el club “se negaban a presentar por escrito los motivos por los que se deniega el acceso” y apostilló que “no son formas”.

En cuanto a la razón dada por los asesores jurídicos del Córdoba para impedirles la entrada, Antonio Garcés indicó que tienen “el ejemplo claro de numerosos sindicatos de accionistas de otras sociedades anónimas deportivas de España, como pueden ser el del Betis, el Sevilla o el Racing, que bajo ningún concepto necesitan hacer nuevas representaciones cada vez que hay una Junta”. El vicepresidente y portavoz de Minoritarios CCF apuntó la intención de preguntar al Consejo saliente, el presidido por Carlos González, acerca del superávit del ejercicio 2015-16 y de los dividendos. “Queríamos preguntarle por qué se da la noticia a bombo y platillo de los 9 millones de euros de beneficio cuando hemos podido comprobar todos por las cuentas que es gracias a 3,7 millones de beneficio fiscal, es decir, de gestiones de anteriores gestores a González, y de la ayuda de los casi 11 millones de ayudas del descenso no tiene pérdidas, e importantes”, explicó. También interesaba a los pequeños propietarios el informe del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas en relación al reparto de dividendos. “No debe ocultarse a los accionistas, tras mostrarlo como inadecuado, y así verificamos con nuestras especialistas qué es lo que ha hecho con 1,5 millones de las arcas del club”, afirmó.

El malestar entre los minoritarios era patente a las puertas del estadio. “Somos dueños de una parte del club y lo que queremos es reconocimiento, lo mismo que en el resto de España reconocen a los minoritarios. Este señor no nos ha dejado hablar, ni felicitarle ni decirle que es muy bueno”, comentó José María Córdoba, presidente del Sindicato de Pequeños Accionistas, que deseaba que Carlos González “responda de sus actos”. “Lamentablemente es una cosa que esperábamos. Lo que pasa es que ha habido unas interpretaciones que nosotros sí pensábamos que teníamos cubiertas. No nos extraña, porque desde hace cinco años todo son trabas a los minoritarios. Lo que sí tengo que decir es que nos encontramos muy solos, sin apoyo por parte de nadie, y ante el poder de este señor (por Carlos González) estamos siempre ante una situación de indefensión”, denunció otro pequeño propietario del Córdoba, Pablo Trujillo.

Tajante fue José Núñez. “La Junta significaba poco, porque lo único que iba a hacer era una transmisión hereditaria del club a su hijo y esto a nosotros nos importa muy poco, porque el hijo va a ser igual que el padre, casi con absoluta certeza, o va a seguir las directrices de este dictadorzuelo. Auguro unos tiempos peor que regulares para el equipo”, aseveró de entrada para destacar que lo importante para Minoritarios CCF era debatir la gestión de la SAD. “Desde el punto de vista económico, las cuentas no pueden ser más opacas. Creo que el camino es ir directamente a los tribunales. No sé qué decidirá el sindicato, pero el único lenguaje que este hombre (por González) entiende es el de los juzgados”, señaló. Igualmente molesto se encontraba Francisco Muñoz, quien abrió la puerta a otra posible acción. “Se va a acabar que este estadio, que hemos pagado todos los cordobeses y ha costado muchos millones, lo utilice una empresa privada sin nada a cambio. Si este hombre quiere estar aquí que pague un canon y si no que lo echen, porque no se merece otra cosa. En ello voy a poner mi esfuerzo personal”, aseguró.

Etiquetas
stats