Mucha lucha y poco acierto

Amistoso entre el Salerm Puente Genil y el Córdoba | JUAN HUERTAS/CÓRNER CORDOBÉS

Otra oportunidad que se escapa y el Córdoba sigue sin encontrar su tono ofensivo. El cuadro blanquiverde, después de completar su trabajo en la confección de la plantilla, continúa con su preparación en un tramo que se acerca cada vez más al inicio liguero. Sin embargo, aún resta mucho para conocer la mejor versión cordobesista, que en una ocasión más se topó con la falta de puntería ante un guerrero Salerm Puente Genil que supo jugar sus cartas y pudo, incluso, llevarse la victoria. Eso sí, debido a la cercanía en los amistosos, Sabas tuvo que tirar en gran medida de los chicos del filial, que fueron en esta ocasión los encargados de batirse el cobre sobre el campo, pero no pudieron pasar del empate. Con todo, y sin tiempo que perder, este mismo miércoles afrontará una nueva cita amistosa ante el Linense.

Salieron con mucho brío los cordobesistas, apreciándose el ímpetu de los jóvenes, pues muchos de ellos trataban de ganarse un hueco en el primer equipo. Y precisamente de las botas de dos de ellos salió el primer gol de la tarde. Con muchos de los presentes aún aclimatándose, una combinación por dentro entre Luismi y Julio Iglesias, en la que el primero facilitó un balón franco en la diagonal del área para que el segundo impactara un golpeo magnífico a la escuadra, siendo éste inalcanzable para Cristian. Llegar y besar el santo, como se suele decir. No obstante, con el paso de los minutos, la igualdad, como era de esperar, se fue adueñando del partido, aunque con el conjunto califa mejor plantado sobre el terreno de juego. Por su parte, el Puente Genil probaba fortuna por bandas, logrando una y otra vez mandar el esférico al área, aunque sin peligro real a la hora de encontrar portería. Con tan solo tres jugadores del primer equipo en el once inicial, fue Moyano el que asumió por momentos el papel de protagonista en la posesión. El montillano, hostigado una y otra vez por hasta dos rivales al mismo tiempo, buscaba encontrar el juego en profundidad con Luismi y Willy, pero sin llegar a acertar con un pase efectivo.

Y de la efervescencia inicial se fue pasando poco a poco a una horizontalidad cada vez más notoria. Los acercamientos brillaban por su ausencia y el juego se iba repartiendo de una banda a otra entre los laterales y centrales cordobesistas. Eso sí, la presión pontana acababa dando sus frutos cuando los de Juan Sabas se veían obligados a enviar balones en largo que, por las dimensiones del campo, casi siempre se perdían sin opción. Y en esas, fueron los de Diego Caro los que buscaron la chispa para sorprender a la zaga rival. Sería por banda derecha por donde más iba a sufrir el equipo blanquiverde mediado el primer tiempo, con Gato muy activo desbordando constantemente a Espeso. Y justo de ahí saldría el empate local.

El mismo protagonista que se encargó de perforar las mallas rojillas, es el que acabaría cometiendo infracción dentro del área. Un forcejeo entre Julio Iglesias y un jugador del Salerm acabó con éste sobre el césped, ante lo que el árbitro no dudó en decretar penalti. Ezequiel, sin dudar un instante, convertiría la pena máxima para los suyos, dando alas y un extra de motivación de cara a la recta final del primer periodo. Es más, en cierto sentido, surtió efecto, pues el ritmo de la contienda se reactivó y la velocidad subió una marcha más, propiciado también a causa del aumento en la intensidad del Córdoba, que quería paliar lo más rápido posible el error cometido.

Pero fue un visto y no visto, ya que de esa mejora se pasaría de nuevo al letargo. Poquito trabajo tuvieron los porteros durante la mayor parte del primer tiempo, puesto que las ocasiones de gol podían contarse prácticamente con los dedos de una mano. Y cuando surgían eran a causa de la chispa individual. En efecto, Luismi colgó un balón medido para que Willy rematara de cabeza a placer, aunque el toque del ariete pacense se marchó rozando el palo. Y apenas un par de minutos después, el propio delantero acertaría, ahora sí, con su disparo tras un gran pase de nuevo del joven enganche, aunque el tanto acabó siendo anulado por fuera de juego. Seguía el ex del Extremadura sin lograr afinar su pólvora ofensiva, pero por lucha e insistencia no está siendo. Eso sí, ya se sabe que el delantero vive del gol.

Uno más fue lo que estuvo a punto de transformar el Puente Genil justo antes del descanso. Los locales, que habían decantando su juego prácticamente en su totalidad por la banda derecha, sorprendieron con un pase largo por la izquierda, que llegó a los pies de Salva, cuyo remate acabaría siendo repelido por Juliaan. Así, la primera mitad acabaría con otra nota negativa para el Córdoba, que tuvo que retirar del campo a Julio Iglesias, de largo el gran protagonista de los blanquiverdes durante el primer tiempo, debido a unas molestias en el pie.

Cambio de papeles tras el paso por vestuarios. Si en los primeros compases del partido fue el Córdoba el que salió mordiendo, ahora era el Puente Genil el que marcaba el ritmo de juego. Eso sí, la primera a puerta se la apuntó Luismi para los visitante, aunque su disparo lejano lo atajó fácilmente Álvaro, arquero recién salido a la cancha. A raíz de eso, el juego, al menos en lo que ala creación se refiere, pasó a ser el típico de un encuentro amistoso. Poco fútbol y menos oportunidades aún. Lo que sí que había era dureza, pues se palpaba que, pese a la falta de creatividad y juego ofensivo, ambos conjuntos querían la victoria. Unos por su condición de favoritos, y otros buscando tumbar al gran representante de la provincia. El ímpetu propició un tramo con mucho juego al límite de lo legal, que acabó además con varios rifirrafes entre los futbolistas. Pero nada pasó de cotas más altas que alguna que otra cartulina amarilla.

Habría que esperar hasta el minuto 85 para ver la más clara del segundo tiempo. Y ésta la firmó el Puente Genil, en una internada, una vez más, por banda derecha que acabó en un balón en boca de gol para Gato, aunque el lateral rojillo no supo impactar bien con la pelota. Los últimos minutos fueron de claro dominio del Puente Genil, que supo gestionar mejor el desenlace, y se aprovechó de la desesperación blanquiverde, que veía como se le escapaba otra victoria sin encontrar brillo de cara a portería. Pese a todo, el Córdoba apuró sus opciones hasta el final, y pudo llevarse el partido, aunque Meléndez se topó con el arquero local en un disparo esquinado cuando todo estaba ya visto para sentencia.

FICHA TÉCNICA

SALERM PUENTE GENIL FC, 1: Cristian (Álvaro, 45'), Cano, Núñez, Siles (Edu Chía, 7'), Gato, Josepa, Carmona, Canty (Migue García 73'), Henares (Cristian, 75'), Salva y Ezequiel (Félix, 66').

CÓRDOBA CF, 1: Juliaan, Bernardo (Juan Luna, 75'), Espeso, Álex Sánchez, Alberto, Núñez, Moyano, Julio Iglesias (Meléndez, 44'), Luismi, Fran Gómez y Willy.

ÁRBITROS: Huertas Márquez, Franco González y Soler Romero (Comité Cordobés). Mostraron cartulina amarilla al local Canty y a los visitantes Meléndez y Bernardo.

GOLES: 0-1 (3') Julio Iglesias. 1-1 (21') Ezequiel.

INCIDENCIAS: Sexto duelo amistoso de la pretemporada del Córdoba, disputado en el Estadio Manuel Polinario de Puente Genil con 400 espectadores.

Etiquetas
stats