En línea ligeramente ascendente respecto a 2019

Recreativo Granada - Córdoba (1-1) en la Ciudad Deportiva del Granada | LOF

Como mirarse a un espejo con abolladuras: todo parece igual pero, a la vez, no es igual. La realidad, deformada. El Córdoba de hoy se mira al espejo del baño y ve a un tipo muy parecido al de hace un año. Sin embargo, mucho ha cambiado desde aquel principio de temporada en 2019. Tres entrenadores -contando a Juan Sabas-, una pandemia y un nuevo formato de campeonato es lo que ha sucedido en un año y pocos meses. Con cuatro jornadas disputadas, los dos Córdoba CF son muy similares entre sí, aunque con varios puntos a favor de los del presente curso.

La primera similitud entre ambas temporadas es la de los puntos. Tanto en la pasada campaña como en la presente, el Córdoba ha cosechado ocho puntos de doce y, para más inri, con partidos en los que, por potencial, pudo llevarse el triunfo, tal y como sucedió fuera de casa. El equipo de Enrique Martín ganó los dos partidos en El Arcángel -ante Recreativo Granada y Real Murcia- y empató los dos a domicilio -los recién ascendidos Formac Villarrubia y Yeclano Deportivo-. El de Juan Sabas, por su parte, equilibra la balanza de resultados también sin derrota, con dos victorias y dos empates repartidos de manera equitativa como local y como visitante. En cuanto a la faceta ofensiva, ambos conjuntos han cosechado cinco tantos a favor, con un goleador destacado en cada año: Juanto Ortuño, en la 2019-20, y Piovaccari, en la 2020-21, con dos tantos. Casualidades del fútbol, también en ambas marcó un gol Javi Flores, otro anotó un mediocentro (Xavi Molina en 2019 y Mario Ortiz en 2020) y otro, un delantero (Gabriel Novaes el año pasado y Willy, en el presente).

Eso sí, el cambio ha llegado en la defensa. Aun con defensa de cinco en el inicio, el Córdoba de Enrique Martín sufrió tres tantos. Tanto los del triunfo ante el Recreativo Granada (2-1) como los del empate ante el Yeclano (2-2) vinieron de fallos defensivos en el marcaje por la parcela central de la zaga. Más allá de que solo se hayan disputado cuatro encuentros, la mejora es notable, ya que se ha encajado un gol menos: el gol en propia de Del Moral ante el Yeclano y el de Nuha Marong en el empate postrero del Recreativo Granada. Los refuerzos en defensa de Bernardo, Farrando y Berto Espeso, además del afianzamiento, han dado una sensación más fuerte en la faceta defensiva, siendo fuertes en los duelos aéreos y en el cuerpo a cuerpo.

La competición, en la presente temporada, no dejará margen de error, a diferencia de la temporada. Los 38 encuentros planificados para el pasado curso -diez de los cuales no se jugaron por el estallido de la pandemia- dejaban más espacio para malas dinámicas y resultados adversos, algo que no va a suceder en la temporada 2020-21, donde los de Juan Sabas tendrán hasta 20 partidos menos para alcanzar el objetivo más a corto plazo: acceder a la siguiente fase de ascenso. Así, perder dos puntos se convierte en aún más trascendental de cara al siguiente ciclo competitivo, donde, cuanto más tengas, a más se podrá aspirar. El margen de error es mínimo y, a pesar de que la mejora defensiva es evidente, el ataque está carente de brillantez y decisión para cerrar los partidos.

Etiquetas
stats