Joselu consigue el empate para el Córdoba ante la mejor defensa

Joselu celebra el gol del empate FOTO: MADERO CUBERO
Los de Berges, que continúan sin conocer la derrota en lo que va de año, marcan en el descuento ante un Alcorcón muy bien plantado

Empate muy meritorio. Sobre todo, por el gol. Porque franquear la meta de Manu Fernández con una barrera defensiva imponente, no es fácil. Nada facil. Pero el Córdoba lo hizo. Incluso pudo sumar algún tanto más en una contienda que se quebró en el mejor momento blanquiverde con un gol de un irreverente Oriol, que suma catorce dianas en Liga. Los cordobesistas, que arrancaron el partido con una baja inesperada, la de Cristian, que se lesionó en el calentamiento, supieron empujar hasta el final arropados por una afición de quitarse el sombrero. Al final, un punto justo que continúa una racha sin derrotas en 2013. Los blanquiverdes siguen arriba y dando muestras de que pueden sostenerse en las alturas de la tabla.

La contienda comenzó con un primer ataque blanquiverde, que se dejó caer por la banda zurda. Vico recibió en línea de tres cuartos para ceder a Dubarbier, que intentó el pase raso consiguiendo que la defensa enviara a córner. Con un Alcorcón intenso y ejerciendo la presión y un equipo local algo estancado, los de Bordalás, en el minuto seis tuvieron el primera ocasión tras una falta sacada por Abraham que remató Camille echando el balón fuera.

Bien plantados los amarillos, Armando erró en línea defensiva concediendo un balón que Oriol Riera que quiso superar por alto a un Alberto, que supo frenar con eficacia un lance comprometido. Era el Alcorcón el que más empuje ejercía sobre área contraria. Así, Abraham, con un guante en sus pies, volvió a sacar un libre indirecto para que Oriol rematara picando de manera leve.

Los de Berges, con muchas dificultades para sacar la pelota, intentaron estirar el campo, pero lo madrileños muy rigurosos impidieron dichas pretensiones. Partido compensado en ambos bandos.

Juli quiso sorprender pasado el primer cuarto desde el centro del rectángulo en una acción que vino precedida por dos faltas no pitadas sobre blanquiverdes, que sufrieron un vulgar arbitraje de Santiago Jaime Latre. Con el público algo contrariado, Nagore estuvo a punto de rematar en una jugada que arrancó por banda zurda.

En el dieciocho, Alberto, sacó una mano de Juli que precedió a una falta en el interior del área pequeña. Un minuto después, Abel, combinó con Dubarbier en el centro del campo intentado este y de nuevo un pase en raso que tardaba en llegar. En el contragolpe, al borde de la media hora, Alberto rechazó un balón en salida que acabó con un golpe contre el punta antagonista.

El partidó entró en una dinámica más dura donde ninguno de los dos equipos se dejaba ganar la partirda. Con el juego más endurecido, y con dos jugadores blanquiverdes sobre el césped sin que el colegiado decretara falta alguna, los de Bordalás consiguieron que los locales fueran más imprecisos.

Supera la media hora, Juli pudo marcar el gol de la jornada tras recibir un pase en vertical de Abraham que, sin que el primero se lo pensara dos veces, recibió de escorzo y en el aire en la frontal del área para practicar un golpeo sin punto de apoyo que acabó a pocos metros de la portería cordobesa.

La segunda mitad arrancó con un Córdoba más ambicioso. Pedro se erigió para comandar la ofensiva. Los de Berges, más resueltos y estirados, recibiron a los tres minutos del arranque el primer susto. Disparo de Nagore que no cuajó. Transcurridos los seis primeros minutos desde la reanundación, Abel, en una perfecta acción de estrategia, lanzó un córner que Vico, a punto estuvo de colar. El canterano, que recorrió en semicirculo el área, se quedó sólo y con clara opción de disparo.

El propio Fede, tres minutos después de una buena combinacion con Rennella, chutó con potencia un esférico que topó en el larguero. Los locales, con mayor empuje, consiguieron acercarse de manera más asidua a la meta de Fernández. Se auguraba el gol local ante que el del contrario pero, por caprichos del destino, ocurrió lo indeseado.

En el cincuenta y siete, Riera, a pase de Kike López y tras error defensivo de Armando, que no llegó a una balón achicado, consiguió hacer cruzar el esférico en la meta de Alberto. Así, se hizo efectivo el cero a uno en el mejor momento de los cordobesistas.

El tanto de los amarillos no mermó a los de Berges, que veían como Oriol y Juli ejercían más presión en ataque sobre el marco blanquiverde. Berges movió ficha. Cambió delantero por lateral, incorporando a Joselu y haciendo salir a Fuentes. En el sesenta y tres la volvió a tener Riera, pero Alberto, en un alarde de concentración mantuvo el tipo.

Parecía que la historia no acababa de funcionar por eso el técnico cordobés apostó por incluir a Caballero para dar descanso a Abel. A veinte del fina, lo intenó Duba con un disparo desde la frontal que rechazó la defensa. A partir de ahí, comenzó una tremenda ofensiva donde parecía que el balón repelía la meta contraria.

En el setenta y dos, Joselu la tuvo tras recibir un paser perpendicular de Caballero que lo dejó a mercede de Manu Hernández. El onubense no pudo empujer en plena línea de gol. Mientras, el Alcorcón, bien plantado aguantó el empuje practicando aleatoriamente su pertinentes cambios. Curiosa fue la salida de Oriol, que intentó mofarse de un respetable que no le perdonó el feo gesto de celebrar con brío su gol.

A doce para el final, jugadón blanquiverde. Rennella se autogestionó una ofensiva para abrir en bada a Dubarbier, que dejó una asistencia por lo raso donde no remató nadie hasta que Vico erró por culpa del césped. Berges hizo debutar al extremo diestro Javi Cabezas un jugador de mucha proyección que recibió una gran ovación de las catorce mil almas allí presentes.

Subidón de adrenalina para un plantel que no cejó en el empeño de irse arriba. Rennella, desacertado, no remató en a nueve para el final. Se pitó un fuera de juego inexistente de Pedro y luego se anuló un gol legal de Joselu. Desesperación en las gradas, máxime cuando en el borde del noventa, Seoane recibió un claro penalti no contemplado por un carente árbitro. Pero llegó el premio. Joselu, el delantero que busca mejorar sus cifras, empujó el balón hasta el fondo de la red tras una acción embarullada.

Gol merecido en un partido difícil. Los de Berges siguen sin perder. Siguen estando arriba. Sus hombres ya se empiezan a creer que es posible una lucha por la segunda plaza. En los dos enfrentamientos más difíciles (Elche y Alcorcón), el Córdoba ha ofrecido garantías suficientes como para seguir pensando en positivo. Ante el Elche se arañó un punto hasta la fecha no contemplado por nadie. En El Arcángel se ha conseguido sumar otro ante la mejor defensa del campeonato. El Córdoba se las promete felices.

FICHA 1-1

CÓRDOBA CF: Alberto, Seoane, Kiko, Armando, Fuentes (Joselu, minuto 62), López Garai, Pedro, Abel (Caballero, minuto 67), Dubarbier, Fede Vico y Enzo Rennella.

ALCORCÓN: Manu Fernández, Nagore, Babin, Camille, Ángel, Rubén Sanz, Arroyo, Abraham, Kike López (Sales, minuto 71), Juli (Urko Vera, minuto 87), Oriol Riera (Sergi Enrih).

GOLES: 0-1, Oriol Riera (minuto 57); y Joselu (minuto 91).

ÁRBITRO: Jaime Latre (aragonés). Amonestó a Pedro (minuto 24); Renella (minuto 47); Oriol (59); Arroyo (minuto 80); y Camille (minuto 88).

INCIDENCIAS: Estadio El Arcángel. Tarde encapotada y de temperatura agradable. 14.005 espectadores.

Etiquetas
stats