¿Habéis visto al caimán?

Ruta del Caiman en el río Guadalquivir | TONI BLANCO

Hubo colas de personas desde primera hora de la mañana en el Balcón del Guadalquivir. Los organizadores se frotaban los ojos. Algunos hasta se emocionaban. Quienes participaron en años anteriores, repiten. Muchos traen a familiares. Acude bastante chiquillería, algo que más allá de la algarabía infantil proporciona, si se mira con perspectiva, una sensación poderosa: hay futuro aquí. Ya en su novena edición, la Ruta del Caimán se ha convertido en uno de los acontecimientos estelares de la Festividad de La Fuensanta. Perseguir al célebre saurio -una figura flotante escondida entre los recovecos del cauce- puede ser una actividad tan clásica en estas fechas como hacer tintinear la campanita de porcelana. Casi 700 personas intervinieron en una actividad que promueve el Club de Piragüismo Córdoba, que sigue empeñado -y lo va consiguiendo- en hacer del Guadalquivir un espacio de deporte y ocio.

Durante tres días, con un programa de salidas escalonado, el Guadalquivir se transformó en el escenario de un singular juego que fue seguido desde los alrededores por centenares de curiosos. Desde las barandas del paseo de La Ribera o apostados en el puente, los cordobeses observaban la preciosa imagen de color que aportaban las embarcaciones sobre el lienzo del agua.

El Club de Piragüismo Córdoba, que en este 2017 cumple su vigésimo quinto aniversario, impregnó la actividad acuática de un carácter benéfico. Las inscripciones para participar en la IX Ruta del Caimén eran gratuitas. Solamente se pedía la aportación de un kilo de alimento no perecedero, con el fin de entregar todo lo recaudado al Banco de Alimentos de Córdoba.

Etiquetas
stats