Guión épico con amargo final para el Grucal Adesal

Lance de un encuentro del Adesal. | ÁLVARO CARMONA
El conjunto fuensantino acusa la falta de rotación en los últimos minutos de su duelo en Ciudad Real, que pierde (25-24) después de una nueva lección de constancia y esfuerzo

Se puede hablar de un partido loco, pero también de un encuentro muy ajustado. Porque para ganarle al Grucal Adesal no vale otra forma que no sea la del sufrimiento extra. Así lo consiguió este sábado en el Quijote Arena el Caserío Ciudad Real, que tuvo que realizar una espectacular remontada para alcanzar el triunfo (25-24) en un choque que, aparentemente, tenía ganado desde el comienzo de la segunda parte. Pero el equipo de Paco Bustos, como siempre, fue insumiso al teórico que le deparaba la contienda atendiendo a su escasez de efectivos por culpa de las lesiones. Y, como si no hubiera un mañana, volvió el cuadro fuensantino a estar cerca de la victoria, como le ha ocurrido en otras ocasiones en las que ha competido este curso. Ésa es su gran virtud.

Sin embargo, y como también le sucedió ante el Vícar Goya o el Villaverde, pagó a precio de oro la coyuntura de quedarse sin cambios durante un amplio tramo de la segunda mitad. En los precedentes, ocurrió con las salidas de pista preventivas de Andreea Marin, mientras que en este caso el turno fue de Arantxa Hernández, quien vio la roja en el minuto 36. De hecho, esa circunstancia sirvió como lanzadera para el equipo de La Fuensanta, pues hasta ese momento el partido se le había puesto cuesta arriba con un choque marcado por las defensas o por las imprecisiones en ataque. Por poner un ejemplo, la distribución de goles del Grucal Adesal se redujo al triángulo formado por Marin, Espe López y la propia Hernández, quienes pusieron en rentas bajas al conjunto fuensantino hasta que el Caserío se benefició de algunas exclusiones para dispararse relativamente en el marcador.

Al descanso, la ventaja era de dos goles (12-10), aunque el partido se le puso peor al equipo de Paco Bustos. Tres tantos de salida para las ciudarrealeñas, que hacían ver que había que mirar a la épica, una asignatura que manejan de lujo las cordobesas. Con el añadido de la ausencia de Arantxa Hernández, el Grucal Adesal se metió en el encuentro impulsado por Espe López y por goles importantes como los de Vanessa Benítez o Isa Moreno, quien dio la vuelta al tanteador para poner el 18-19. Era el momento del cuadro fuensantino, que extendió su ventaja hasta el 18-23 a falta de poco más de diez minutos. Entonces, empezaba la guerra de cabeza y piernas interna más la presión propia del Caserío o los otros factores que, a veces, también surgen en el balonmano. El caso es que a falta de 90 segundos para el final empató el conjunto local y a falta de 40 Batista lo puso por delante. Tuvo balón el equipo de Bustos para igualar, pero, como en otras ocasiones, le faltó la templanza suficiente para hacerlo. Así que añadió un nuevo final con sabor amargo.

FICHA TÉCNICA

CASERÍO CIUDAD REAL, 25: Giménez (p), Marta (2), López (2), Conejero (2), Valeria (2), Vigara (2) y Sánchez -siete inicial-, Fernández (p), Bernardino, Morales, Batista (5), Felicidad (10), Flores y Vergel.

GRUCAL ADESAL, 24: Meriem Ezbida; Vanessa Benítez (2), Andreea Marin (6), Arantxa Hernández (3), Alba Sánchez (1), Espe López (9) y Ángela Ruiz (1) -siete inicial-, Isa Moreno (2), Olga Solana (p) y Raquel Guirao (p).

ÁRBITROS: Pérez y Cubas. Descalificaron a la visitante Arantxa Hernández (36´). Excluyeron a Batista, Conejero, Vigara, Flores, Marta y López, por las locales; y a Ruiz, Benítez, Moreno y Marin, por las visitantes.

PARCIALES: 2-2, 2-4, 5-5, 7-6, 11-8, 12-10 (descanso), 15-12, 17-14, 18-18, 18-23, 22-24 y 25-24.

INCIDENCIAS: 250 espectadores en el Quijote Arena. Partido correspondiente a la sexta jornada de Liga de la División de Honor Plata en el grupo D.

Etiquetas
stats