González Calvo: “Ahora estamos felices y tranquilos, sólo pensamos en el futuro”

Javier González Calvo, en una imagen de archivo | ÁLEX GALLEGOS

Cierto es que la fecha en que todo cobrara firmeza definitiva es muy posterior -el 15 de septiembre para ser más concretos-. Aun así, la actual etapa tiene su inicio oficial hace ahora poco más de un año. Porque apenas unas semanas se suceden desde que el 5 de diciembre se cumpliera el primer aniversario de un traspaso de propiedad único en el fútbol español. Desde entonces las riendas del Córdoba las tiene Infinity -el fondo de inversión tras el que está la familia real de Baréin- por mediación de Unión Futbolística Cordobesa (UFC), una sociedad nueva al frente del club de toda la vida de la que su principal dirigente es Javier González Calvo. El abogado extremeño asume el peso de dirigir un conjunto de tanto calado como el blanquiverde y lo hace ahora con la calma que le faltara a la institución y su entorno -y por tanto al consejo de administración- a lo largo de los últimos meses -hasta mediados del noveno-.

Ya que termina 2020 y de esta forma el primer año con la gestión del club es quizá un momento propicio para realizar balance. No falta en este caso por parte del consejero delegado de UFC y mandatario del Córdoba, que admite que el que acaba “ha sido un año complicado”. “Ya inicialmente por la situación en la que cogimos el club, pero es que desde el 8 de marzo sabemos todos la situación que vivimos”, añadió el dirigente blanquiverde en relación a la pandemia de Covid-19. Javier González Calvo hizo tales declaraciones como muchas en el programa ‘Zona Deporte’ de PTV Córdoba. Sobre el transcurso de los doce meses que concluyen, quiso exponer también que “a día de hoy si hay que hacer un resumen y utilizar una palabra es tranquilidad”. “Es mucho trabajo el que hacemos diariamente, donde toda la gente está muy comprometida. Y eso hace que a las personas que dirigen un proyecto les resulte más fácil hacerlo. Por tanto, estoy contento y feliz”, señaló.

A Javier González Calvo se le recordó uno de los hechos que supusieron un punto de inflexión en el Córdoba. Fue la detención de Jesús León, dueño y presidente de la SAD, el 7 de noviembre de 2019. “Nosotros llevábamos meses estudiando la manera de entrar en Córdoba. Jurídicamente hablando era una propuesta bastante complicada y bien analizada por muchos profesionales del mundo del Derecho. Y si digo que no seguíamos al Córdoba desde ese momento estaría mintiendo”, explicó acerca de todo lo que vino después. “Nos sorprendió mucho el hecho de lo que sucedió aquel día y nos preocupó que todo el trabajo que habíamos realizado semanas antes lo podíamos llevar a cabo. Cambió un poco la perspectiva de cómo trabajar en esa entrada y al final lo pudimos conseguir con éxito”, prosiguió el consejero delegado de UFC. Claro está, el mandatario califal quiso culminar este plano con palabras de satisfacción. “Hemos tenido un año por delante en el que hemos vivido muchas cosas pero ahora estamos felices y tranquilos, sólo pensamos en el futuro”, aseveró.

Cuestionado sobre las acciones que le hacen sentir orgullo, si las hay, el dirigente del Córdoba afirmó estarlo “de la acogida en la ciudad de Córdoba”. “También el trabajo que hacen diariamente los que están aquí. Que llegue una persona nueva a poner sus órdenes y decir cómo se tienen que hacer las cosas no tiene que ser bien recibido”, continuó Javier González Calvo en este sentido. “La gente entendió que iba a haber un cambio pero que todos íbamos a poner los máximos esfuerzos en poder sacar este club adelante. Ellos se montaron en el barco junto a todas las personas que llegamos nuevas y esa unión que hay es para sentirse orgulloso”, agregó para mostrar gratitud a los empleados de la entidad califal. Lo cierto es que por si hubiera poco con la batalla judicial por la propiedad del conjunto blanquiverde también se produjo la pandemia de Covid-19, la peor crisis sanitaria del último siglo. ¿En qué medida afectó? “Los que somos gestores estamos más acostumbrados a los cambios que hay en una empresa, lo vemos con más normalidad. A los cambios que ha habido durante este año nadie está acostumbrado pero sí que podemos hacer un giro de tuerca en un determinado momento”, indicó al respecto.

“Es más complicado en el terreno particular. Nosotros nos estamos acomodando a los tiempos y a los hechos me remito, el club está bien. Es lo que tenemos y tenemos que convivir con ello”, prosiguió Javier González Calvo sobre las circunstancias causadas por la pandemia. Aunque sí apuntó que los condicionantes impidieron el desarrollo de otros asuntos en la entidad: “Seguramente sin el coronavirus hubiéramos hecho más cosas”. Por otro lado, al dirigente se le preguntó sobre la lección -o lecciones- con que cierra el primer aniversario al frente del Córdoba. “He aprendido a prestar atención a muchas cosas más. En cualquier otra empresa tienes que gestionar el negocio y estar en contacto con tus trabajadores para que saquen el máximo rendimiento, pero en un club de fútbol tienes que acostumbrarte a otras cosas”, afirmó. Precisamente en este sentido aprovechó para mostrar su ambición. “En mi vida personal soy muy tranquilo pero en lo profesional exijo lo máximo. En el club siempre exijo que hay que quedar primero y ascender de categoría”, resaltó.

Todavía en referencia a lo que supone estar frente a una entidad como el Córdoba, su mandatario incidió en que “representa a mucha gente, a una ciudad y una provincia que se sienten identificados y después a unas personas de Baréin que han invertido”. “Representas a ese país porque no deja de ser una inversión de allí. Cuando juegas cada domingo te sientes muy observado por esas personas y el nivel de exigencia es muy alto porque no trabajas sólo para ti”, siguió con su análisis. En este punto, insistió en que “mínimo hay que transmitírselo a tus trabajadores”. Con todo, Javier González Calvo no olvidó una premisa fundamental: el fútbol es imprevisible por mucho que se haga una apuesta fuerte. “Tú haces proyectos para cumplir una serie de objetivos. Al final dependes de los partidos para entrar en ese play off tan ansiado. Sería un fracaso no salir de Segunda B pero eso no significa que no estemos orgullosos del trabajo realizado”, comentó.

Etiquetas
stats