“Mucha gente estará contenta”

Arturo López, ante el Unicaja en la pasada temporada en EBA | ÁLEX GALLEGOS

A Arturo López (Córdoba, 1992) se le hace raro este verano. Durante los últimos días ha asistido, entre perplejo y dolido, al proceso de desaparición del mapa de la Liga EBA del Cordobasket, equipo en el que militó las últimas tres temporadas como capitán. Ha sido un adiós silencioso, por incomparecencia. Córdoba no tendrá representación en la cuarta categoría del baloncesto nacional, un techo que se le ha venido encima.

“Siempre decimos que la ciudad de Córdoba se merece un equipo profesional, mínimo LEB Plata, y hoy nos encontramos que después de varios años no habrá ni equipo en una categoría semiprofesional como la Liga EBA”, lamenta el jugador, que a sus 27 años era el más veterano en una plantilla de jóvenes que trataba con mejor o peor fortuna de abrirse camino o, al menos, abanderar el deporte de la canasta en su ciudad. Para Arturo López, el desenlace es lamentable pero no sorprendente. “Sabemos Córdoba es diferente en todo, para lo bueno y para lo malo, y esun proyecto que ha caído al igual que todos los que le precedieron”, indica, al tiempo que subraya con amargura que “lamentablemente” está “seguro de que mucha gente estará contenta de dicha caída”, porque “cada uno, al menos aquí en Córdoba, mira por sí mismo”.

Arturo López es un producto de la cantera local -Encinarejo, Maristas, Ciudad de Córdoba- que saltó de las pistas del Colegio Europa a la primera plantilla del Baloncesto Córdoba 2016 en edad junior. Su peso como jugador en el Cordobasket lo demuestra el que cada año ha sido el primer jugador presentado oficialmente a la hora de componer la plantilla, llegando después el resto de sus integrantes. Esta vez no sonará el teléfono.

El verano pasado fue el último en incorporarse -tenía previsto dejarlo-, pero su protagonismo en el equipo que entrenó Jesús Lázaro fue importante. En las cuatro últimas temporadas en EBA, Arturo ha ejercido como capitán tanto en el Bball (12’2 puntos, 2’4 rebotes, 34 minutos) en la 15-16, como en el Cordobasket en la 16-17 (12’3 puntos, 3’3 rebotes, 31 minutos), en la 17-18 (11’8 puntos, 3’1 rebotes, 30 minutos) y en la 18-19 (8'9 puntos, 3 rebotes, 24 minutos). En las dos primeras disputó la Fase Final de Ascenso a la LEB Plata, en la siguiente el equipo se quedó en la fase de clasificación y en la más reciente, el Muser Auto Cordobasket tuvo que jugar la fase por la permanencia.

Desde su experiencia en el baloncesto local, afirma que “cada uno mira que su equipo sea el mejor de Córdoba en una categoría definida” y “qué más da si ese niño o niña quiere seguir jugando un poco más arriba”. El base cordobés considera que se da una dinámica perversa. “Total, no va a llegar a ACB, pensarán la mayoría, o si es bueno se lo llevará una cantera ACB y si vale seguirá y si no, pues nada. Bueno, quizás sea así, que nunca llegue a ser Pau Gasol o Laia Palau, pero sí quizás tenga ilusión por jugar a baloncesto representando a Córdoba, su Córdoba, como así hacen cuando están en la selección cordobesa”, reflexiona.

Arturo López entiende como algo “necesario” que “siempre haya un equipo que sea más representativo, en el cual algunos de esos niños/as quieran llegar al menos a jugar para Córdoba y, para ello, es necesaria una unión que a día de hoy no existe”. “Este es nuestro baloncesto cordobés, y que me temo no ocurrirá nunca, aunque espero equivocarme”, señala.

El jugador cordobés se queda “con la afición al baloncesto”, que “durante estos últimos años han venido a apoyar al equipo de superior categoría sin importar nombres”, y por eso quiere “agradecerles su apoyo” porque “ver el pabellón lleno en muchos momentos ha sido más que emocionante”. “Ellos también son parte de esto,y son también los otros grandes perjudicados”, resalta. Para Arturo López, la desaparición del Cordobasket de una liga nacional “nos da a entender que el tejido empresarial en Córdoba es prácticamente inexistente para la búsqueda de apoyos y que año tras año se palpa mientras que más y más gobiernos pasan por la ciudad sin hacer nada para que eso cambie”.

“Creo que deberíamos hacer todos una autocrítica, yo el primero, y ver de qué manera podemos modificar todo esto, dejando al lado disputas que no llevan a ninguna parte y que no existan distintos clubes sino que todos ellos estén amparados bajo la misma bandera de Córdoba con un bien y objetivo común que no es otro que el baloncesto cordobés, puesto que esto traerá beneficios para todos”, manifiesta el jugador referencial del baloncesto cordobés en el último lustro, que deja una receta en el aire: “Si quieres que algo cambie, no hagas siempre lo mismo”.

Etiquetas
stats